Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Dos buseros culpables, pero en libertad
Por separado, los jueces Sexto y Segundo Local de Managua declararon culpables de la autoría de homicidio culposo en perjuicio de dos niños a los conductores de buses, José Antonio Loáisiga y Michael Pérez, pero ninguno de ellos quedó preso. Loáisiga fue condenado a la pena mínima de un año de prisión por el homicidio culposo del niño Michel Alexander Pérez, de 13 años, porque no tiene antecedentes ni mayor grado de ilustración. El juez Sexto Local Penal, Felipe Jaime Sandoval, le suspendió de la condena porque el imputado no tiene otras sentencias firmes en su contra por otros delitos, pero además lo ocurrido obedece a una circunstancia de omisión y no de acción, “lo que me lleva a presumir que el beneficiado (con la suspensión de la condena) no es peligroso para la sociedad”, dice el fallo. Sin embargo, el imputado deberá rendir una fianza personal para que su fiador lo vigile cuando vaya al Juzgado de Ejecución de Sentencia, a firmar ficha de control de procesado, los 15 de cada mes, mientras duren los dos años de libertad bajo prueba que el judicial le decretó. Si Loáisiga delinque durante ese período, inmediatamente será enviado a cumplir la pena de un año de prisión. El otro ciudadano declarado culpable por el homicidio de Eduardo Bustillo Alemán, de siete años, fue el conductor de la ruta 107, Michael Pérez. La madre del niño, Ligia Alemán Estrada, preguntó por qué no lo mandaron a la cárcel. La fiscal María de los Ángeles Mendoza solicitó a la juez María José Morales, que condene al imputado a la pena máxima de tres años de prisión, mientras que la defensa, Sergio Lira, solicitó la mínima y la suspensión de la misma, pero será hasta el próximo 18 de febrero que la autoridad judicial se pronunciará. Por el momento el imputado se mantiene bajo las mismas medidas alternas que le decretaron en agosto del año pasado.

Rechazan solicitud de sobreseimiento a sospechoso de homicidio
La juez Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, rechazó la solicitud de sobreseimiento que por medio de su abogado hizo Jorge Alberto Vega, quien está acusado por la muerte de Esperanza Sofía Reyes, quien fue brutalmente apuñalada dentro de una casa de la Colonia Independencia, el 20 de febrero de 2005. El alegato de la defensa es que como nadie presenció el hecho, de las mismas pruebas ofrecidas por el Ministerio Público se desprendía que Vega no participó en el crimen, sin embargo, la juez señaló que como no es un juicio técnico, sino uno con jurado, ella no podía entrar a valorar las pruebas que serán analizadas por el jurado conformado por cuatro varones y dos mujeres, una de ellas es la suplente y no vota a la hora de emitir veredicto. El juicio arrancó en la mañana, con la selección de los miembros del tribunal, hubo un receso para reiniciar a las dos de la tarde, con la preparatoria del proceso y los alegatos de apertura.