•  |
  •  |
  • END

La mañana soleada de repente se volvió gris y triste para Deyanira López. El teléfono sonó, pero ella no lo escuchó, hasta que uno de los “hermanos” de la iglesia le informó la terrible noticia de que su hijo estaba por morir en un centro asistencial.

Ricardo Antonio Palacios López, de 23 años, murió minutos después de ingresar en estado agónico al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, con un trauma craneal severo, sufrido cuando las llantas de un camión le pasaron sobre la cabeza, en el kilómetro 7 y medio de la Carretera Sur.

A las 7:40 de la mañana, según versión preliminar obtenida por EL NUEVO DIARIO, Palacios, que iba en el carril derecho, de norte a sur, en su moto verde, de repente no pudo reaccionar a tiempo cuando el camión rojo, Nissan, con placas vencidas 084-694, que iba en el carril izquierdo, giró hacia el oeste.

El casco se desbarató
“El muchacho pierde el control, se estrella primero contra el poste, cuando cae al pavimento, le pasa el camión, por eso es que quedó desbaratado el casco”, dijo una testigo del hecho.

Varias personas que se encontraban en la escena declararon que casi siempre los motorizados se llevan la peor parte en los accidentes, ya que quienes conducen vehículos más grandes no los respetan.

Por su parte, el conductor del camión, identificado como José Aníbal Solís Calero, de 41 años, no quiso brindar ninguna declaración, y se encuentra detenido en la Tercera Delegación de Policía.

El joven se dirigía a impartir clases de educación cristiana cuando ocurrió la tragedia, informó Mara Leticia Franco, amiga de la familia. Ricardo Antonio Palacios López desde hacía cuatro años era el pastor de la Iglesia evangélica “Amigos”, situada en Batahola Sur. No deja hijos, y según Mara Franco, él era hijo único.

Baleado sigue grave
Por otro lado, el taxista José Alejandro Cardón, de 25 años, sigue grave en la sala de Neurocirugía del mismo hospital, tras recibir un impacto de bala en la frente. Ayer, el doctor Pedro Gómez, jefe residente de Neurocirugía, explicó que las posibilidades de muerte son de más del 90 por ciento.

“El proyectil entró por la parte frontal izquierda y se alojó en el parietal derecho. La cirugía que se realizó fue para controlar el daño… la onda expansiva del proyectil y de los fragmentos de hueso hacen que también se lesione el parenquima cerebral”, dijo el doctor Gómez.

La suboficial mayor, de auxilio judicial de la Segunda Delegación de Policía, aseguró que Manuel Salvador Cruz Morales, de 60 años, supuesto autor del disparo, continúa prófugo.

El problema entre Cardón y Cruz se originó por una broma, “se sulfuraron” y mientras el joven pretendía defenderse con un maneral, el otro utilizó el arma de fuego que portaba. El hecho se suscitó en la parada de Las Piedrecitas, el martes por la mañana.