• DIARIO EXTRA/ COSTA RICA |
  • |
  • |
  • END

Un nuevo crimen violento vuelve a llenar de luto y terror la conflictiva comunidad de La Carpio, en la Uruca.

El escenario de muerte fue el sector de las gradas, en la Cuarta Parada, donde el nicaragüense Santos Dámaso Zeledón, de 40 años, fue ejecutado de un certero balazo en la nuca.

El cuerpo sin vida fue encontrado recostado a un vehículo Toyota Tercel placas 475355, el cual aparentemente pertenece a la víctima.

La unidad 695 de la Fuerza Pública fue la primera en llegar a la escena y hallar a Dámaso, por lo cual se comunicaron inmediatamente con la Cruz Roja. A la llegada de los socorristas al sitio ya no había nada que hacer por el nicaragüense.

“Cuando llegamos, ya la persona estaba sin vida junto al carro con un aparente orificio de bala en la parte de la nuca”, comentó el paramédico Víctor Fonseca de la Cruz Roja de León XIII.

Debajo del automóvil se ubicó una gorra que supuestamente era del fallecido, además el bumper del carro presentaba un rastro de sangre.

¿Riña?

Según la Fuerza Pública, la víctima aparentemente es de la zona, pero no es reconocido como un delincuente o una persona ligada a los problemas.

Las autoridades aún desconocen las causas exactas del homicidio, pero se presume que pudo tratarse de una riña por un asalto o un ajuste de cuentas. No se descarta que una peligrosa pandilla, que opera en esa zona, esté vinculada con el homicidio.

Carlos Amador, de la Fuerza Pública de La Carpio, indicó que hasta el momento no hay personas detenidas por el crimen y como es común en la zona “nadie sabe nada”.

Agentes de la sección de homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se hicieron presentes al sitio para el análisis de la escena y el levantamiento del cuerpo.

Durante las últimas semanas La Carpio se ha convertido en escenario de una sangrienta guerra de pandillas, la cual lastimosamente ya dejó un niño de 9 años muerto y varios heridos, así como un gran número de detenidos.