Lésber Quintero
  • RIVAS |
  • |
  • |
  • END

Sólo las paredes de concreto quedaron de una humilde vivienda que fue arrasada por el fuego a las nueve de la mañana de este martes, después de que una gallina botó con las patas una candela encendida que estaba sobre una mesa y cayó sobre varias piezas de ropa.

El siniestro ocurrió en el barrio Monte San Juan, de la ciudad de Rivas, y dejó cuantiosos daños materiales para las hermanas Arely y Ana Graciela Vílchez Hernández, de 21 y 19 años, respectivamente.

Las mujeres perdieron sus televisores, un equipo de sonido, dos DVD, camas, ropero, sillas, ropa y zapatos, por lo que a través de EL NUEVO DIARIO solicitaron el apoyo de la Alcaldía de Rivas.

Las afectadas dijeron que a la hora de la tragedia solo se encontraban ellas y una mujer más, por lo que se les hizo difícil sofocar las llamas, además no tenían el servicio de agua potable.

“Para colmo, cuando llamamos a los bomberos de Rivas nos dijeron que se encontraban en Cárdenas en un rescate de cadáver”, señaló Arely Vílchez, quien junto a su hermana y su sobrina de tres años permanecen en casa de sus familiares esperando ayuda.