•  |
  •  |
  • END

Treinta años de cárcel solicitó la Fiscalía para Jacobo Ismael Aguirre, luego de que la noche del viernes un tribunal de jurado lo encontró culpable de violación agravada en perjuicio de su hijastra.

Los hechos por los cuales Jacobo Ismael Aguirre fue declarado culpable acontecieron entre 2006 y 2007, cuando la víctima tenía 13 años.

El abogado Mario Borge, desde la audiencia preliminar hasta la conclusión del juicio, alegó la inocencia de su representado, atacando de “oscura” la acusación del Ministerio Público, que en su acusación señala que producto de la violación, la víctima dio a luz un bebé.

Al respecto, Borge expresó --en defensa de Aguirre-- que el embarazo de la muchacha fue resultado de una relación que ella sostuvo con otro joven, cuyo nombre nunca quiso revelar a su difunta madre.

El veredicto de culpabilidad fue dado a conocer por el tribunal de jurado luego de casi hora y media de deliberaciones, confirmó una tía de la víctima.

El juez Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, Sergio Palacios anunció la lectura de sentencia para el próximo 30 de septiembre a las nueve de la mañana.

Falta el parricidio
Jacobo Aguirre volverá al “banquillo de los acusados” el próximo 19 de octubre para enfrentar el juicio donde el Ministerio Público le imputa la presunta autoría del delito de parricidio en perjuicio de su pareja Johana Tercero Díaz.

El crimen de Tercero supuestamente ocurrió en enero de 2009, pero fue hasta hace dos meses que se descubrió el parricidio, cuando el cuerpo de la víctima fue desenterrado, al ser denunciado por el hijo de la pareja.

De acuerdo con la acusación que la Fiscalía presentó en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Aguirre mató y enterró su cónyuge porque ella le reclamó por la violación contra la menor.

En su momento, el abogado Mario Borge dijo que la muerte de Johana Tercero fue accidental, y que su representado avisó a la familia de la víctima de lo sucedido.