•  |
  •  |
  • END

De un impacto de revólver Mágnum calibre 357 en el rostro, murió Javier Antonio Ruiz López, de 21 años, alias “Cañita”, suceso ocurrido la noche del domingo en el colegio “Solidaridad entre los Pueblos“, ubicado en el barrio Walter Ferreti.

Inicialmente la Policía conoció que un sujeto ingresó al centro educativo y trató de desarmar al vigilante, y éste intentó hacer un disparo preventivo, pero en el forcejeo, le disparó al rostro.

El vigilante fue identificado como Noel Castellón, alias “Mayinbú”, habitante del barrio 18 de Mayo.

“No fue accidente”, alega madre doliente

Castellón alegó que no pudo evitar lo ocurrido, porque era su vida o la del otro.

“Usted sabe que nadie quiere matar a nadie, porque sería un asesino. Yo le dije que se fuera y él se me tiró encima. Yo sólo quería hacer un disparo al aire, pero hubo forcejeo y el disparo fue en la cara”, relató Castellón.

Sin embargo, hay algunas inconsistencias que hicieron que la Policía dudara de la versión del vigilante: si el deceso ocurrió entre las 8:00 y 8:30 del domingo, por qué Castellón dio parte de lo ocurrido hasta las 6:30 de la mañana del lunes, después de cambiarse la ropa, según información obtenida en el colegio.

Si el deceso se dio en la plazoleta del centro, la Policía se pregunta por qué Castellón arrastró más de 30 metros el cuerpo y lo tapó con cartón y basura.

“Estamos investigando el hecho, aún no podemos determinar cómo se dio, lo único que tenemos claro es que se trata de un homicidio”, aseguró el subcomisionado Róger Potosme, jefe de la subdelegación “Francisco López”, ubicada en el “Reparto Schick”.

Doña Ena Guadalupe López también cree que el homicidio no fue accidental, porque reveló que su hijo, “Cañita”, y “Ma-yinbú” eran amigos, tomaban juntos e incluso la noche del domingo su vástago le informó que iba adonde Castellón.

Según la adolorida madre, Ruiz le empeñó a Castellón un celular en 20 córdobas, por lo que supone que la noche del domingo su hijo le dijo a “su amigo” que le diera 50 córdobas más por el aparato y se lo quedara.

“No sé qué pasó, seguro discutieron y ese maldito me lo mató, pero las va a pagar”, manifestó entre sollozos doña Ena López.

¿Estaban tomando?

La Policía dijo que va a investigar todas las versiones, al igual que determinarán si la víctima y el victimario estaban tomando licor dentro del colegio, y si hubo una discusión entre ellos.

Noel Castellón fue trasladado a la Quinta Delegación de Policía para ser investigado, pero antes pasó recogiendo la ropa que dejó botada tras la tragedia.