•   RIVAS y JINOTEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Cuatro asesinatos ocurrieron este fin de semana en Rivas y en Jinotega, sin que hasta ahora se sepa por qué.

La primera víctima fue Runner Oswaldo Pérez, de 24 años, quien fue asesinado el domingo, en San Juan del Sur, Rivas, de tres estocadas en la yugular, cuando regresaba de una fiesta.

El hermano de la víctima mortal, Gelsy Esteyling Pérez, de 19 años, quien lo acompañaba, también fue agredido brutalmente, pero quedó vivo.

Según Gelsy Esteyling --quien tiene lesiones en el hombro y en el costado izquierdo--, el ataque fue perpetrado por un grupo de borrachos a quienes conoce de cara, pero ignora por qué los agredieron.

En otro hecho de sangre, la Policía del municipio de Santa María de Pantasma reportó que Johnny Omar Herrera Aráuz, de 26 años, pereció de una puñalada en el pecho, a la media noche del domingo, en el barrio La Juana.

En estado de ebriedad, la víctima discutió con cinco hombres, y luego tuvo una riña con el que le clavó el puñal en el pecho, y aunque lo llevaron con vida a un centro asistencial, falleció desangrado mientras el agresor huía.

Doble ilícito

Y en la comarca La Pita del Carmen, comunidad Valle Los Mezas, municipio de Cua, departamento de Jinotega, un niño de diez años encontró el cuerpo de dos asesinados.

Guillermo Blandón González iba al río Gusanera a pescar, cuando escuchó dos disparos, y, posteriormente, ladridos de perros, por lo que envió a su hijo José Wilmer Blandón, de 10 años, a buscar bananos en un cafetal, sitio donde el pequeño halló los dos cuerpos.

La Policía identificó a las dos personas fallecidas como Adolfo Carvajal González, de 16 años, y a José René Palacios, de 28, alias “El Malanga”. Los dos recibieron un balazo en la boca, pero al primero la bala le salió por la oreja izquierda, mientras que al otro no.

La Policía determinó que uno le disparó al otro, pero se desconoce por qué.