•   COSTA RICA  |
  •  |
  •  |
  • END

El Organismo de Investigación Judicial, OIJ, informó que el nicaragüense fallecido la tarde del domingo en un allanamiento frustrado que terminó con un tiroteo, era requerido por varios delitos y lideraba una temida banda de asaltantes que operaba en la zona de Matina, Limón.

La información la brindó el director de este organismo, Jorge Rojas, al explicar cómo Léster Mairena Espinoza, de 28 años, murió a las 2:20 de la tarde, al recibir dos disparos, hecho acaecido en el patio de su casa, en el barrio Cubacrick, de Matina, Atlántico de Costa Rica.

“Nuestros agentes se identifican como policías y le dan la orden de alto, pero el sujeto saca un arma y dispara en dos ocasiones sin herir a nadie. Se responde el fuego de inmediato y es cuando recibe un balazo en una rodilla y otro en el tórax, muriendo en el sitio”, añadió Rojas en conferencia de prensa.

Para Rojas, la muerte de Mairena a manos de los judiciales, es un caso de legítima defensa. Como prueba, al fallecido le encontraron un arma calibre 38, con la cual había abierto fuego.

Lo buscaban por un “rosario” de delitos

Mairena era buscado por el OIJ para que respondiera por seis asaltos callejeros y una tentativa de homicidio, ya que lideraba una banda de 20 jóvenes que sembraban el terror en Matina, aunque también se le investigaba por otros seis robos y al menos dos homicidios.

“A una vecina la había amenazado por “soplona”, aunque ella nunca lo denunció porque estaba atemorizada.

Días antes, indicó Rojas, oficiales del OIJ lo iban a capturar en una escuela, pero el sujeto les disparó y salió huyendo.

Con la muerte de Mairena, Rojas dio como desmantelada la banda que dirigía. A pesar de ello, agentes especializados en homicidios investigan el caso para entregarle al director de la OIJ un informe más objetivo.