José Luis González
  •   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

José Marcial Rugama García, de 44 años, asesinó a su ex mujer, Paulina Velásquez Gámez, de 42 años, y a la actual pareja sentimental de ésta, José Benito Silva Blanco, de 32, la madrugada del martes, en el reparto “Gustavo López”, ubicado por El Calvarito, en el municipio de León.

De acuerdo con las investigaciones policiales, Rugama García llegó a la propiedad de su ex pareja, Velásquez Gámez, y aparentemente desnucó a Silva Blanco de un garrotazo en la nuca, y posteriormente lo remató degollándolo con un filoso cuchillo.

En fracciones de segundo, el endemoniado hombre forcejeó con su ex mujer, a la cual le ocasionó cortaduras en las muñecas, en el pecho y finalmente la degolló, utilizando la misma arma.

Después de cometer el sangriento asesinato, el hombre se acostó al lado del cadáver de su ex cónyuge y trató de suicidarse cortándose los pulsos, pero no lo logró y fue trasladado de emergencia al Hospital de León en horas de la noche, y hasta este momento permanece interno, en condición delicada.

Ella lo dejó porque le pegaba

La oficial Diana Méndez, vocera de la Policía en León, manifestó que en la escena del crimen los peritos del área de investigaciones criminales encontraron un garrote, una navaja con manchas hemáticas y un charco de sangre en el piso.

La denuncia fue interpuesta en la Policía por Maryuri de los Ángeles Rugama Velásquez, de 26 años, hija mayor de la occisa.

El hecho de sangre consternó a los habitantes del sector de El Calvarito, en León.

La señora Mariela Cárcamo, de 48 años, amiga de la víctima, narró que Rugama García cotidianamente injería licor y le daba mala vida a su esposa, por lo que tenían más de cinco meses de estar completamente separados.

“Ella era muy sencilla, por mucho tiempo le aguantó a ese hombre, en repetidas ocasiones la amenazó de muerte, pero ella no le hacía caso, recientemente inició una nueva relación con otro hombre, y ahora vemos esta tragedia”, dijo Cárcamo, quien estaba consternada con los hechos sangrientos acontecidos este martes.

Los cadáveres fueron velados de manera independiente este miércoles, uno en el barrio El Calvarito y el otro en Sutiaba, mientras tanto las autoridades policiales esperan que el asesino se recupere de las lesiones, para que la Fiscalía formalice la denuncia ante los juzgados correspondientes.