•  |
  •  |
  • END

“Me dijo que ya regresaba, que iba al cyber, y como estaba terminando su monografía para graduarse de bachiller, lo dejé ir, pero llegaron dos amigos más a “sonsacarlo” para ver cómo había crecido el agua en Las Peñas y ahí ocurrió la desgracia”, manifestó entre sollozos doña Digna Alemán, cuyo hijo se ahogó ayer.

Carlos Hansel Blandón Alemán, de 17 años, murió en Las Peñas de Mateare, a donde llegó con José Aníbal Pineda Larios, de 16 años, y un tercero cuya identidad se desconoce.

Doña Digna asegura que no está de acuerdo con la versión que dio Pineda Larios, quien declaró que Carlos Hansel y él llegaron solos al lugar, sin embargo el vigilante de Las Peñas manifestó que ingresaron al local tres muchachos.

“No entiendo por qué esconde el nombre del otro joven, no creo que el vigilante mienta, ¿para qué?...creo que mi hijo se habría salvado, si le hubiese pedido ayuda al guarda, que sé es un buen nadador”, expresó doña Digna.

No había quien lo rescatara

Asimismo aseguró que después de que su muchacho se ahogó, Pineda Larios, no pidió ayuda, sino que se fue hasta su casa, por lo que el rescate del joven se demoró.

“Los Bomberos dijeron que estaban atendiendo otras emergencias y mi marido fue quien llegó a recuperar el cuerpo de mi hijo. Al inicio no sabía dónde quedó hasta que José Aníbal tiró una piedra e indicó el lugar y de ahí lo sacó su padre”, recordó doña Digna.

La Policía de Mateare informó que los dos muchachos llegaron a Las Peñas, y que Blandón le dijo a Pineda Larios que sabía nadar y podía estar mucho tiempo bajo el agua.

“Él -José Aníbal— creyó que estaban jugando, cuando no lo vio salir, fue a pedir ayuda, pero fue demasiado tarde”, declaró la fuente policial.

Era un siervo de Dios

Carlos Hansel Blandón Alemán, cursaba el quinto año en el colegio Fe y Alegría de Mateare, y su graduación estaba programada para el próximo 27 de noviembre.

Asimismo era el pianista de la Iglesia de Dios Pentecostal M.I. La madre del infortunado muchacho asegura que desde los cinco años, éste comenzó a servir a Dios, era un buen hijo y el mayor de los tres hijos que procreó en su matrimonio.

Por otro lado la adolorida madre pidió a las autoridades correspondientes que investiguen el caso, porque hay muchas interrogantes sin repuestas.

“Hay algo que no encaja, sobre todo ¿por qué dice que llegaron sólo mi hijo y él?, hay algo más y quiero que la Policía investigue”, concluyó doña Digna Alemán.