•  |
  •  |
  • END

La muerte alcanzó a Juan Bautista Tórrez Meza, de 54 años, la tarde de ayer, antes de ser asistido por un médico. Él había salido de su casa, en el Reparto Motastepe, en busca de ayuda.

María Mercedes Camacho, esposa del ahora fallecido, dijo que por la mañana su esposo había sentido malestares propios del asma que padecía, por lo que decidió nebulizarlo. “Pero él no me dijo que realmente se sentía mal. Sólo me dijo: “Llevame al hospital”. No lo miré tan grave, pero la desgracia vino. Mire que no pudo llegar al hospital”, decía entre llantos la viuda, apesarada porque su esposo falleció una cuadra de llegar al Hospital “Carlos Roberto Huembes”.

Juan Velásquez, de 32 años, testigo del hecho, manifestó que, al parecer, antes de estrellarse contra un poste de tendido eléctrico, Tórrez Meza había perdido el control del vehículo Honda placa M-091949, donde se transportaba.

“Yo estoy lavando este camión, cuando escuche el golpe del carro que pegó contra un muro, veo que viene descontrolado hacia mí. Me parece que el señor venía medio consciente, y logró enderezar el timón y se estrelló contra el poste. Como no llevaba puesto el cinturón, pegó contra el timón y ni la bolsa de aire se activó”, dijo aún nervioso el testigo.

Los familiares del fallecido no salían de su asombro ante la tragedia que los embargaba. “Tan cerca mi pobre Juan y no pudo llegar al hospital”, decía lamentándose doña Petrona Meza, madre del fallecido.

La familia, adolorida, no aceptaba que el cuerpo de Juan Bautista fuera trasladado al Instituto de Medicina Legal, IML, para determinar la causa directa de su deceso. “No, no quiero, si usted quiere máteme aquí, que a nadie le voy hacer falta, pero no voy a permitir que me abran a mi Juan. ¿Para qué, si yo sé que él falleció de un infarto?”, repetía insistentemente la viuda María Mercedes Camacho, quien no procreó hijos con el fallecido.

Los agentes del Distrito II de la Policía, lograron convencer a los familiares, y el cuerpo de Tórrez Meza fue trasladado al IML.