•  |
  •  |
  • END

Con un nuevo estilo criminal más coordinado y planificado, la delincuencia está actuando contra la población, y en este caso la víctima fue una joven de 22 años.

Según la denuncia interpuesta por la víctima en el Distrito V de la Policía Nacional, ella se encontraba en la parada de la Universidad Centroamericana, UCA, a eso de las ocho de la noche del 30 de septiembre, en espera de un autobús interlocal que la llevara a Masaya, cuando fue sorprendida por tres delincuentes.

“De repente me pusieron una bolsa negra con un trapo en la cabeza y me dijeron: ‘Caminá sin gritar’, y me montaron en un carro, sentí un largo trayecto cuando de repente me bajaron ante un cajero y me obligaron a sacar cinco mil córdobas de mis tarjetas”, denunció la joven.

No contentos con el botín, los delincuentes al parecer la llevaron a un motel donde la ataron de pies y manos para luego violarla.

“Sentí que estábamos en un cuarto helado, me imagino que era un motel, luego me amarraron y me desvistieron”, señaló la joven, quien esta bajo tratamiento sicológico por el trauma vivido.

Sospechas

La joven ultrajada manifestó en su denuncia que, a inicios de año, fue asaltada y no logró recuperar sus documentos personales, por lo que sospecha que usando sus documentos, los mismos delincuentes le dieron seguimiento, debido a que ella transita la misma ruta todos los días.

“Aunque la afectada no logró ver el rostro de los delincuentes, llama la atención de que luego de mancillarla la dejaron abandonada cerca del Colegio Americano por donde ella habita”, informo el oficial de turno de Investigación y Análisis del Distrito V de la Policía Nacional.