•  |
  •  |
  • END

Marvin José Martínez Hurtado, de 27 años, y su tío, Denis Roberto Hurtado, de 42, fueron atrapados in fraganti por una patrulla policial, cuando iban a vender la última parte de los objetos que sustrajeron de una vivienda.

Los sospechosos confesaron que un hermoso gallo que estaba en la casa que robaron no lo podían devolver, porque ya lo habían hecho en sopa.

Los delincuentes vaciaron la casa de Manuel Salvador Herrera, la que está ubicada en Ciudadela San Martín, en el municipio de Tipitapa, el pasado sábado a las dos de la mañana.

Según el afectado, quien interpuso la denuncia ayer, él andaba con su esposa e hijo en una comunidad ubicada a 52 kilómetros de su casa.

La crecida del río Tamarindo no le permitió a su hijo, que andaba en moto, pasar al otro lado, pese a que ellos ya habían cruzado.

“Mi hijo andaba en una moto. Nosotros pasamos a tiempo, nos quedamos a esperarlo, pero como nunca bajaba la corriente y mi esposa estaba cansada, nos fuimos y cuál fue nuestro susto que cuando llegamos a la casa, sólo encontramos el cajón y las puertas estaban abiertas”, afirmó Herrera.

Las autoridades del Distrito Ocho informaron que los sujetos forzaron la puerta, sustrajeron mesas, televisores, sillas abuelitas, licuadora, espejos, dos bicicletas, secadoras de cabello, ropa, perfumes y trastes.

“Sólo la cama no se llevaron, pero hasta un gallo hermoso que habíamos dejado amarrado dentro de la casa, se llevaron”, agregó la víctima.

La inspectora Johanna Jiménez, jefa de la Secretaría Ejecutiva de dicha delegación, indicó que los sujetos fueron capturados en una de las calles de Tipitapa, cuando cargaban cuatro sillas de madera.

Sólo recuperaron una parte de lo robado, porque el resto ya había sido vendido.