Leoncio Vanegas
  •   QUILALÍ, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

El agente policial Lener Magdiel Medina López, de 21 años, murió 15 minutos después de que lo llevaran a la sala emergencias del Centro de Salud local, porque la bala de revólver calibre 38 que penetró en su cabeza por el parietal derecho, salió por la zona occipital dañando todo a su paso.

Según información oficial brindada por el comisionado Pablo Ardón, vocero policial en Nueva Segovia, el joven policía se puso a jugar con el arma de reglamento en la casa de su suegra, a la vista de su cónyuge de 16 años.

La muchacha relató a la Policía que su marido se puso a bromear con el arma, creyendo que no contenía cartuchos en el tambor, pero la suerte estaba en su contra, porque de repente el juego terminó con una explosión y la alegría del hogar se convirtió en dolor.

El fallecido era oriundo de Totogalpa, departamento de Madriz, y había ingresado recientemente a la institución de seguridad pública, que lo envió de servicio a Quilalí. Sus compañeros lamentaron la tragedia inesperada.