•  |
  •  |
  • END

Extraña son las circunstancias en que murió Rafael Antonio Flores Hernández, de 47 años, la noche del martes, a dos cuadras de la Segunda Delegación de Policía.

Vecinos del lugar aseguraron que dos sujetos a bordo de una moto y un taxi blanco sin placas lo iban siguiendo presuntamente para despojarlo de la moto.

Sin embargo, otra vecina dijo que le parece curioso que uno de los pasajeros de la segunda moto bajó para cerciorarse de que Rafael Flores estaba muerto.

Para los agentes que investigan el hecho se trata de una muerte por accidente de tránsito, porque el conductor de la moto Jailing, roja, sin placas, colisionó contra un objeto fijo.

Según el reporte de tránsito, Flores circulaba de sur a norte, en el carril izquierdo en una curva pronunciada, no redujo la velocidad, realizó un giro indebido hacia el este, perdió el control de la motocicleta e impactó contra la pared de una vivienda.

Miembros de Cruz Roja Nicaragüense se presentaron al sitio del accidente, pero Flores ya no tenía signos vitales.

No tenía enemigos
Uno de los paramédicos presume que la causa de la muerte fue un trauma craneoencefálico severo, pero el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal.

Por su parte, Juana Francisca Hernández declaró que su vástago laboraba como mandador en una finca que está ubicada en el kilómetro 22 de la Carretera Vieja a León.

“Yo no sé qué fue lo que pasó, mi hijo no tenía enemistad con nadie, él era un buen trabajador, espero que encuentren a quienes me le hicieron daño”, concluyó doña Juana Hernández.

Flores Hernández deja huérfanos a dos niños menores de cuatro años producto de su segunda unión, y a cinco mayores de su primer matrimonio.

El sepelio se realizó en la Comarca Cedro Galán, en el kilómetro 28 de la Carretera Vieja a León.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus