•  |
  •  |
  • END

RIVAS
Un joven originario del municipio de San Juan del Sur fue capturado por la Policía Nacional el pasado siete de febrero, en Managua, e inmediatamente fue remitido a los juzgados de la ciudad de Rivas, para que responda por la violación que, según la Fiscalía, cometió contra su abuela paterna, cuando ésta sufría problemas de salud.

El autor de este descabellado suceso fue identificado con las iniciales A.P.F., de 21 años, quien de acuerdo con la acusación entablada en el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de esta ciudad, en julio de 2006 violó a su abuela de 55 años, en seis ocasiones, por lo que después de conocerse la denuncia fue circulado por la Policía a nivel nacional.

Según la descripción de los hechos que hace el Ministerio Público, la primera vez que Pasos Flores violó a su abuela fue el tres de julio de ese año, día en que la víctima le pidió a A.P.F., a eso de las once de la noche, que le frotara alcohol en el abdomen, pues presentaba una herida profunda causada por un gusano tórsalo.

Esa oportunidad la aprovechó A.P.F. no sólo para frotar con alcohol el abdomen de su abuela, sino que también el rostro, lo que provocó que la víctima se adormeciera, y posteriormente el degenerado la violó. Cuando ella volvió en sí, el joven la tomó por la fuerza y la amenazó. La escena se repitió en cinco ocasiones más y la víctima no revelaba nada a sus familiares, por vergüenza y temor.

Sin embargo, la afectada narró su calvario el 22 de agosto a una de sus hermanas y de esa manera empezó a investigarse el caso, y el 23 de julio del año pasado, la Fiscalía introdujo la formal denuncia en contra de A.P.F.

Tres días después, el juez de Audiencias, Diógenes Dávila, ordenó la captura del imputado, quien “se hizo humo” de una comarca de San Juan del Sur, donde se dieron las supuestas violaciones.

Pero el siete de febrero el avispado nieto fue capturado en las calles de Managua, y al día siguiente se le realizó la audiencia inicial en Rivas. El juez consideró que existen suficientes méritos para remitirlo a juicio oral y público, el próximo cuatro de abril.

La Fiscalía, para convencer a los miembros del jurado, dispondrá de cuatro testigos y de las valoraciones del médico forense y de la psicóloga.