Ernesto García
  • |
  • |
  • END
Una mirada “matadora”
Doce años de prisión solicitó la Fiscalía para Léster Vivas Miranda, quien fue encontrado culpable por abusar de una niña de cuatro años. Los hechos tipificados como abuso deshonesto ocurrieron hace tres años, en un preescolar ubicado en un barrio del Distrito IV de la capital. A pesar de que la niña no señaló a Vivas como la persona que le tocó sus partes íntimas, el juez Jaime Alfonso Solís tomó como prueba de cargo la forma en la que la pequeña miró al imputado al salir de la sala de juicios. Al hacer uso del derecho a la última palabra, Léster Vivas sostuvo que es inocente, y dijo que el fallo en su contra es “doloroso” para él y su familia.

Condenado cuatro años después del delito
El juez Sergio Palacios no dudó en declarar culpable del delito de violación agravada al sujeto de iniciales B.A.B.M., quien mancilló a su hijastra que en ese tiempo tenía seis años. Los hechos ocurrieron en mayo de 2006, cuando la niña estaba sola y su padrastro la tomó por la fuerza, obligándola a desnudarse.

Los abusos contra la pequeña quedaron al descubierto cuando la criatura huyó a la casa de su abuela materna, quien denunció lo sucedido ante las autoridades policiales. A pesar que la mamá de la víctima descubrió in fraganti al depravado, no lo denunció porque la tenía amenazada de muerte, refiere la acusación del Ministerio Público.

Justicia para magistrada Pérez
Un quinquenio, es decir cinco años, pasará en la cárcel Juan Carlos Lacayo Mendoza, quien se declaró culpable del robo agravado perpetrado hace varios meses contra la magistrada del Tribunal de Apelaciones de Managua, Ileana Pérez López. El juez Cuarto Distrito Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, estableció en la condena contra Lacayo, que éste terminará de cumplir la pena el 8 de octubre de 2015. El robo contra la funcionaria judicial ocurrió hace varios meses, cuando circulaba sobre la radial Santo Domingo frente al barrio “Jorge Dimitrov”. Por ese mismo delito un menor de edad fue condenado, y un tercer elemento aún está sin identificar y prófugo. El atraco se produjo cuando Pérez redujo la velocidad de la camioneta que conducía, y uno de los asaltantes simuló cruzar la vía de forma imprudente.