•  |
  •  |
  • END

La autopsia que le hicieron en el Instituto de Medicina Legal a José Lenín Zeledón, de 70 años, revela que fue golpeado salvajemente contra la pared y luego lo asfixiaron con una toalla. La víctima además presentaba huellas que indican que forcejeó con su victimario.

Zeledón fue ultimado el lunes en la madrugada en su casa, ubicada de Sinsa Altamira, una cuadra abajo y media al sur.

Las autoridades del Distrito Cinco de Policía mantienen retenido a Carlos José Rivas Sequeira, de 28 años, principal sospechoso, quien inicialmente había dicho que era sobrino del fallecido, pero luego las autoridades policiales descubrieron que él es únicamente un inquilino que le pagaba al adulto mayor 80 dólares por el alquiler de un cuarto.

Como parte de las investigaciones, la Policía determinó que un día antes del homicidio, Rivas Sequeira estuvo en la casa de Zeledón con un amigo reparando una moto, pero en el lugar también estuvo presente la esposa del adulto mayor, una joven de unos 35 años que se negó a darle su nombre hasta a la Policía. Zeledón se había casado con esa joven hace apenas sólo seis meses.

¿Qué esconden y por qué se hizo el “dopado” ?

“Aún no hemos ubicado al sujeto de la moto, pero lo tenemos circulado. Tampoco se ha determinado el móvil del crimen, porque todas las pertenencias de valor del fallecido permanecieron en su lugar”, informó una fuente policial.

El día del hecho, Walter Antonio Ruiz, de 40 años, vigilante de Sinsa Altamira, manifestó que a la vivienda del fallecido llegaron un carro blanco Toyota Yaris, placa M146354, y una motocicleta en la que se presume huyeron los asesinos.

La fuente policial señaló que el vehículo era propiedad del anciano y Rivas Sequeira se lo llevó después del homicidio, para dejarlo abandonado en la entrada a la empresa Kola Shaler, en Sabana Grande, horas después, para despistar a las autoridades y hacerlas creer que era un robo y esconder el verdadero móvil del crimen .

Aparentemente después el inquilino regresó al lugar de los hechos y cuando llegó la Policía, dijo que no sabía nada porque él se había tomado unas pastillas para dormir.