Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

El teniente primero Carlos José López González, quien fue secuestrado y asesinado de tres impactos de bala la mañana del pasado 21 de julio de 2010, fue ejecutado por encargo.

Esto se desprende de la acusación que presentó la Fiscalía contra los hermanos Boanerge y Rolando Dubón Benavides, quienes aparentemente actuaron como sicarios.

El asesinato de López no tuvo como móvil el robo del automóvil Toyota, placas RI 3928, porque éste apareció quemado tres días después, cerca del kilómetro 97 de la Carretera Panamericana Norte.

En el secuestro y posterior ejecución del militar, cuyo cadáver apareció cerca del cementerio de Sabana Grande, participó un tercer sujeto desconocido, revela la acusación fiscal.

La principal prueba con la que cuenta el Ministerio Público para incriminar a los hermanos Dubón por el asesinato del teniente primero es un peritaje de balística del Laboratorio Central de Criminalistica, LCC.

El peritaje establece que los proyectiles calibre nueve milímetros encontrados en el cuerpo del comerciante Efrén Silva Mejía, quien supuestamente fue ultimado de tres impactos de balas por los Dubon cuatro días después del crimen del militar, fueron disparados con una misma arma.

Por el secuestro y asesinato de López, la jueza Octavo Distrito Penal de Audiencia, Karla García, remitió a uno de los Dubon a juicio para el próximo 23 de noviembre.