•  |
  •  |
  • END

Axel Boza Madrigal, sobrino de la diputada liberal Yamileth Bonilla, fue trasladado la mañana de ayer a las celdas del Distrito Cinco de Policía, tal como lo ordenó la jueza María Auxiliadora Chavarría el martes, tras imponerle la prisión por haber provocado el accidente en el que dos personas murieron calcinadas el 9 de octubre pasado.

Según fuentes policiales, la diputada Bonilla perdió los estribos al ver que los oficiales “enchachaban” a su sobrino y supuestamente les gritaba: ¡malditos, dejen al chavalo, no ven que está enfermo, grave!, pero su intento fue vano, porque una vez que el joven fue dado de alta en el Hospital Bautista, lo llevaron a la cárcel.

Sin embargo, dentro del Distrito Cinco de Policía, la diputada Bonilla le pidió a los medios de comunicación “no politizar el caso”.

“No quiero implicarme, no quiero que saquen a la persona política, para que los familiares de las víctimas no crean que estoy incidiendo. Estoy aquí como familia, como sangre de mi sangre que es mi sobrino”, aclaró Bonilla

A valoración
Boza Madrigal será remitido ante un médico forense, porque según su abogado, Carlos Garay, su cliente presenta trauma craneal y heridas en la cabeza “y no puede estar bajo régimen carcelario”.

Los padres del acusado tuvieron una “encerrona” con el jefe de Tránsito del Distrito Cinco de Policía, subcomisionado Iván Estrada, a quien le solicitaron permiso para instalar un oasis de agua purificada y una colchoneta dentro de la celda.

Zenelia Madrigal declaró que su hijo está traumatizado con lo ocurrido, por lo que está en tratamiento psicológico.

El abogado Carlos Garay manifestó una vez más que ellos están anuentes a llegar a un trámite de mediación con los familiares de los fallecidos, a quienes les ofrecieron los diez mil dólares del seguro para daños a terceros.