•  |
  •  |
  • END

¿Qué saben los padres de familia de los contactos que sus hijos hacen por Internet? ¿Cómo puede un padre o una madre con poca instrucción académica vencer las barreras de la tecnología para conocer qué hace su vástago frente a la computadora? Ésta y otras preguntas se derivan de la historia de un hombre de 37 años que “hizo caer en sus garras” a una quinceañera originaria de Masaya.

Dicha historia está escrita paso a paso en un expediente judicial de 183 folios, en el que Javier Antonio García Calero, de 37 años, es el principal protagonista, porque con mentiras, aparentemente, pervirtió a una adolescente que bien podría ser su hija, por la diferencia de edad.

El primer contacto

En febrero de 2009, la adolescente estaba navegando en Internet y estableció contacto con García.

Después que intercambiaron correos electrónicos, García le hizo la primera insinuación libidinosa, refiere la acusación del Ministerio Público.

Con el pasar de las semanas, el hombre que se presentó ante la quinceañera como un universitario de 25 años, pasó de las insinuaciones a actos morbosos frente a la webcam.

Cada que vez que “chateaba”, García le pedía a la víctima que tuvieran sexo, además se desnudaba y se autocomplacía frente a la webcam, según el escrito acusatorio.

Citada y abusada

El 27 de noviembre de 2009, es decir siete meses después de empezar a comunicarse por Internet con la adolescente, el hombre invitó a la joven a un centro comercial de la capital para conocerse.

A ese primer contacto real la colegiala llegó acompañada por dos amigas, quienes ahora están ofrecidas como testigos para demostrar la culpabilidad del imputado.

Cuando la joven regresó a su casa y revisó su correo electrónico, se encontró con un mensaje de García, quien seguía al acecho diciéndole: “estás linda, estás bella, como yo te imaginaba”.

El 6 de febrero de 2010, a las seis de la tarde, en otro centro comercial de Managua, se produjo el segundo encuentro, al cual la víctima llegó nuevamente acompañada de sus dos amigas, pero esta vez el imputado la hizo abordar la camioneta placas MY 8490, donde la persuadió para que lo complaciera oralmente, refiere la acusación del Ministerio Público.

A la tercera cita la joven llegó sola y García la llevó a un motel capitalino, donde según la víctima fue sometida a perversiones impublicables.

Bochornoso hallazgo

La manipulación y abusos sexuales a los que el adulto sometía a la adolescente fueron descubiertos por la familia de la colegiala poco a poco.

Los primeros indicios de que algo irregular sucedía en la vida de la muchacha fueron descubiertos por su progenitora, quien notó que se encerraba durante varias horas en su cuarto.

Otra señal inequívoca de que las cosas no andaban bien fue que la adolescente les preguntó a sus tías maternas que si una joven de su edad podía tener amistades por Internet con personas mayores y si podría ser castigada si mentía.

Las preguntas fueron como una alarma para la madre de la jovencita, que con la ayuda de otra de sus hijas revisó el correo electrónico de la quinceañera y la memory flash que guardaba en su cuarto. La sorpresa fue desagradable: había imágenes del acusado desnudo y masturbándose.

Capturado y reconocido

La madre de la joven denunció al “pica flor” ante las autoridades y personalmente se dio a la tarea de buscarlo.

El 8 de agosto de este año, la mujer detecta en una calle de la capital a Javier Antonio García y con el auxilio de la Policía consiguió que lo detuvieran.

Ese mismo día, el imputado quedó preso en la Estación Tres de Policía, donde la víctima lo reconoció y señaló como el hombre que abusó de ella, no obstante, el sospechoso dijo ante los medios de comunicación que lo entrevistaron que no sabía por qué lo arrestaban.

En el expediente judicial del caso rola un informe de psicología forense que establece que el acusado se aprovechó de la inmadurez de la adolescente para manipularla.

El mismo informe agrega que la víctima, por su corta edad, era sujeto de fácil manejo de terceros, y quedó indefensa. Ahora, producto de lo vivido, sufre un estado de estrés.

La especialista en psicología forense determinó que el relato que brindó la víctima sobre lo que le ocurrió, es creíble y la experiencia que tuvo puede afectar su desarrollo psicosocial.

García Calero está a la orden de los tribunales esperando juicio, pese a que el expediente judicial de su caso ha estado como pelota de ping pong, pasando del Juzgado Sexto Local Penal de Managua al Tercero Distrito Penal de Audiencia de la misma circunscripción, porque la Fiscalía inicialmente lo acusó por estupro, --- que es un delito menos grave que se ventila en un juzgado local--, y luego amplió la acusación para procesarlo también por la violación, que es un ilícito grave que tiene que ser conocido por un tribunal de distrito, porque la pena es mayor.

Recomendaciones

Fulton Díaz, experto en informática, expresó que el Internet se ha convertido en una herramienta de trabajo indispensable para el desarrollo de los jóvenes, pero advirtió que existe el peligro de que si se usa de manera incorrecta, se puede transformar en algo “dañino”.

“En el Internet no existen fronteras ni límites en la información y material que se puede encontrar, por eso es necesario que se tenga control sobre lo que hacen nuestros hijos cada vez que navegan en Internet”, subrayó Díaz.

Para evitar que los menores de edad reciban correos electrónicos indebidos, como pornografía, los padres de familia y los dueños de cyber deben instalar en sus computadores programas de filtrado de contenido.

“En Google hay muchos programas de filtración de contenidos que no tienen ningún costo económico, sólo se bajan e instalan”, señaló el experto en informática.

Díaz también aconseja a los padres de familia acompañar a sus hijos cuando se contacten con otras personas en el Internet, pero sin que se sientan invadidos en su privacidad.

“Ojo” con amistades virtuales

“Los padres de familia tenemos la obligación de prestar atención a las amistades virtuales de nuestro hijos, al igual que lo hacemos con las amistades que tienen en la vida real”, recomendó el entrevistado.

Las familias que tienen el servicio de Internet en su casa, pueden controlar los contactos de sus hijos instalándoles cuentas de acceso restringidos, es decir que sólo puedan comunicarse con personas de plena confianza, como su familia y amigos de su edad.

Finalmente Díaz señaló que los padres de familia tienen una tarea titánica como parte del cuido de sus hijos: introducirse en el mundo de la tecnología.