• |
  • |
  • END

En el costado oeste de la Estación Dos de Policía fue abandonado el cuerpo sin vida de Leonardo Cajina Lumbí, de 30 años, quien fue amarrado de las manos con una faja y murió desangrado, producto de un certero impacto de bala en la vena femoral.

El cadáver de Lumbí fue encontrado a las 11 de la noche por las autoridades, luego que una joven avisó en la estación policial que había un cuerpo en la cercanía.

La joven que alertó de la existencia del cuerpo inerte narró a las autoridades que un taxi Hyundai, gris, pasó por la zona, minutos después regresó sólo para tirar el cuerpo, y se dio a la fuga.

La muchacha, según la misma fuente que demandó el anonimato, dijo que la testigo no supo precisar la cantidad de sujetos que iban en el vehículo.

La Policía sospecha que los delincuentes presionaron a la víctima para que les diera el número pin o clave de su tarjeta de débito, y que al oponerse hubo un forcejeo, agregando que aparentemente la intención de los criminales era dispararle en los pies.

“Pero como la bala le perforó la vena femoral --a Cajina-- y vieron que se estaba desangrando, prefirieron deshacerse de él”, agregó el informante.

Lo dejan sobre basurero

El cuerpo de Lumbí quedó boca arriba sobre un montón de basura, y aunque al lugar se hicieron presentes miembros de Cruz Roja, ya no había nada que hacer, pues el joven había muerto desangrado.

Se observó que la faja con la que fue amarrado no era de la víctima puesto que el joven tenía puesta la suya.

Ante este hecho, las autoridades de la II Delegación de Policía están herméticas, y se limitan a decir que investigan el crimen, aunque la misma fuente agregó que se cree que el móvil fue el robo, porque al joven no se le encontró la billetera ni sus documentos personales.

El comisionado mayor Juan Ramón Gámez, Segundo Jefe de la Policía en Managua, indicó que ya tienen varios elementos en el caso, que no dan a conocer para no entorpecer las investigaciones, las cuales continúan, a la espera de dar con el paradero de los delincuentes.

Familiares indignados con PN

“No tenía enemigos, y la Policía no tuvo la delicadeza de venirnos a avisar, quien nos informó fue un familiar que vive en Río San Juan, además, ellos dicen que están investigando, pero no hacen nada. ¿Cómo es posible que no se dieran cuenta? Nos dijeron que estaban dormidos, por eso no se percataron”, refirió molesta la familiar.

Doña Concepción Lumbí y Leonardo Cajina, padres del joven asesinado, casi dos horas después del hecho corroboraron lo que les habían dicho, que su hijo estaba muerto.