Francisco Mendoza S.
  • MATAGALPA |
  • |
  • |
  • END

La violencia intrafamiliar sigue cobrando vidas en diferentes municipios en el departamento de Matagalpa, donde dos mujeres más fueron asesinadas, una de las cuales recibió siete machetazos, en tanto que la otra fue salvajemente golpeada con un hierro.

El primer crimen se registró en una casa de la comarca Talpetate, específicamente de la finca Escopel, cien varas al sur, en el municipio de Darío, hasta donde se presentó Bernardino Ordóñez Jarquín, alias “El Rallado”, armado de un machete y en completo estado de ebriedad.

En la casa se encontraba Modesta Padilla, de 40 años, en compañía de un adolescente y dos menores. El sospechoso intimidó a la señora y a la fuerza trató de introducirla a un cuarto, pero como la dama se opuso, el criminal la atacó a machetazos.

Las investigaciones realizadas por la Policía revelan que al momento del ataque, los niños salieron corriendo a buscar ayuda entre sus vecinos, pero cuando llegaron a la propiedad, doña Modesta ya estaba muerta y el criminal ya había huido. La Policía de ciudad Darío está tratando de encontrar al asesino.

El parricida no escuchó suplicas

Mientras que en el municipio de Paiwas, Región Autónoma del Atlántico Sur, fue asesinada por su marido, Carlos Eddy Lagos, de 49 años, la señora Rosario Rodríguez Calderón, de 37.

El hecho sangriento se registró en la finca El Guanacaste, ubicada en la comarca Wasayamba, donde habitaba la víctima junto a su familia, según reportó la Policía del municipio por medio de la oficina de Relaciones Públicas de la Policía Departamental.

Las investigaciones realizadas indican que doña Rosario regresaba de una fiesta de cumpleaños en compañía de sus dos hijas, pero su marido la estaba esperando detrás de la puerta de la casa, armado con un pedazo de hierro, por lo que cuando abrió, fue atacada a golpes sin que le diera tiempo de explicar por qué había ido al cumpleaños.

Las hijas de la mujer le pidieron al hombre que no matara a su madre, pero éste le propinó varios golpes en la cabeza y rostro, luego huyó.

La Policía del municipio aseguró que está investigando para capturarlo y enjuiciarlo, para que este nuevo delito no quede impune.