Leoncio Vanegas
  • OCOTAL, NUEVA SEGOVIA |
  • |
  • |
  • END

Vecinos de la comarca Namaslí, en Jalapa, avisaron a la Policía que a unos 500 metros de la línea fronteriza, dentro de territorio hondureño, este lunes amaneció el cadáver de un hombre desconocido.

Lo describieron como de baja estatura, tez blanca, barba cerrada, vestido con una camisa gris y pantalón jeans desteñido. Además al lado del cadáver estaban un machete y un mecate.

Los vecinos de la comarca informaron que en horas de la madrugada escucharon el ruido de un automotor que llegó y se retiró del lugar, pero no saben si esa furtiva “visita” está relacionada con el asesinato.

El cuerpo sin vida mostraba filazos en la cara y en el cráneo. El subcomisionado Nixon Morán, jefe policial de Jalapa, dijo que están investigando para saber si el asesinado es o no de nacionalidad nicaragüense, sin embargo, las autoridades del vecino país levantaron el cuerpo y se lo llevaron a la ciudad Las Trojes.

Guaro criminal

Luis Carlos Salgado Estrada, de 23 años, cayó muerto boca arriba en el campo deportivo de la comarca El Limón, jurisdicción de Jalapa, después de correr 100 metros intentando contener con sus manos la sangre que emanaba de su tetilla derecha, producto de una estocada que le propinó Ervin Enoc Rodas Tórrez, de 20 años.

El victimario estaba tomando licor en un bar de la comarca, cuyos pobladores están celebrando sus fiestas patronales, cuando de repente sacó de entre su camisa, un cuchillo de 25 centímetros y comenzó a repartir estocadas a todo aquel que encontraba a su paso.

El primero en recibir una puñalada en el hombro derecho, no grave, fue Santos Victorino Osorio, de 24 años, luego siguió Ruddy Lenín Osorio, de 23, con una estocada en el costado derecho.

Posteriormente, en el escándalo, Rodas Tórrez se dirigió adonde estaba Salgado Estrada, quien recibió una estocada que le traspasó el pulmón derecho. Según el dictamen médico, el joven se desangró.

La Policía detuvo al cuchillero y ahora deberá de responder por un homicidio y lesiones.

Ajuste de cuentas

José María Maradiaga, de 52 años, fue ultimado el sábado último en la comarca Las Victorias, en el municipio de Murra, en un pleito por una propiedad.

El comisionado Pablo Ardón, vocero policial, dijo que Maradiaga pasó frente a la casa de sus contrincantes, hubo un altercado con los hermanos Marvin, Marcio, y Santos Carrasco Amador, de 31, 29 y 25 años, respectivamente.

La discusión terminó cuando uno de los 3 hermanos sacó una pistola y le disparó en el estómago y tórax a Maradiaga, que fue rematado con una estocada en el cuello.

En la desesperación, la víctima logró asestarle un machetazo en el hombro a uno de sus atacantes, pero los tres homicidas huyeron.