• |
  • |
  • END

Tal como lo sospechaba la familia doliente, Axel Boza Madrigal manejaba ebrio la madrugada del 9 de octubre, confirmaron por medio de una epicrisis las autoridades médicas del Hospital Bautista.

Boza tiene causa pendiente por el homicidio imprudente de dos personas, quienes fallecieron quemadas después de que él colisionó el vehículo en el que éstas viajaban.

El informe firmado por un galeno de apellido Mejía, el cual fue convalidado por el forense Eddy López Reyes, establece que Boza, sobrino de la diputada Jamileth Bonilla, ingresó a ese hospital privado en estado etílico agudo.

El médico tratante también refiere en su informe que Boza ingresó con trauma craneal leve y vértigo (mareo) postraumático, pero una vez que sea dado de alta, puede estar bajo régimen carcelario, según el dictamen legal número 14898/ 2010.

Situación legal empeora

Lo antes expuesto agrava la situación legal de Boza, porque el abogado Manuel Urbina Lara, en representación de la familia doliente, anunció que promoverá un incidente por incompetencia jurisdiccional.

Esto significa que exigirá que los hechos sean tipificados como homicidio imprudente agravado, para que un juez de Distrito determine la culpabilidad o no culpabilidad del imputado.

¿Por qué lo excarcelaron?

La legislación penal establece que el autor del delito de homicidio agravado debe ser castigado con una pena que oscila entre los cuatro y los ocho años de prisión.

El jefe de la Estación Cinco de Policía, comisionado mayor Sergio Gutiérrez, confirmó que Boza fue excarcelado y trasladado nuevamente al hospital por orden judicial.

No obstante, Gutiérrez señaló que Boza tiene vigilancia policial, por orden de la jueza María Auxiliadora Chavarría.

“Él no está libre de responsabilidad y la investigación sigue”, afirmó el jefe policial en rueda de prensa.