Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Una historia de amor y traiciones tuvo un triste desenlace para Yalila Abdalah Moraga, porque fue encontrada culpable del delito de lesiones psicológicas en perjuicio de la esposa de su amante y de la suegra del mismo.

“Maldito Ernesto, hiciste lo que querías”, reclamó en voz alta y entre sollozos la procesada al hombre que la acusó y con quien tuvo una relación extramarital durante cinco años.

Ernesto Orozco también recibió las bofetadas de una de las hijas de Moraga, cuando salía del Juzgado Sexto Penal de Juicio, lo que obligó a la Policía a sacar a los acusadores y a la Fiscal Auxiliar Fabiola Mendoza en medio de un cordón de seguridad, porque los familiares de Moraga estaban violentos.

La jueza Ingrid Lazo declaró no culpable a Moraga por lo que hace a la presunta autoría de los delitos de amenazas de muerte en perjuicio de Ernesto Orozco y de su menor hijo, porque sus padres debieron evitar que el pequeño se viera envuelto en el problema de los adultos.

Moraga fue inculpada por lesiones psicológicas en perjuicio de Martha Bravo Berríos y María Luisa Berríos Álvarez, esposa y suegra de Orozco, respectivamente.

La juez tomó como prueba para declarar culpable a Moraga los correos electrónicos que envió insultando a su rival y a la madre de ésta, documentos con los cuales irónicamente la abogada defensora pretendía probar que Orozco acusó a su clienta para justificarse ante su esposa por haber sido infiel.

Finalmente, la Fiscalía pidió que Moraga sea castigada con ocho años de prisión, mientras la defensa, Clementina Orozco, pidió una sanción mínima de tres años de cárcel.