•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Varios estelianos han caído en las trampas de sujetos sin escrúpulos que les ofrecen ganar grandes cantidades de dinero de forma fácil, pero en realidad todo se trata de un ardid para timarlos.

La Policía reveló que los estafadores caracterizan a sus víctimas para luego llamarlas por teléfono, ya sea por la línea fija o móvil.

Una vez establecida la comunicación, les expresan que son gestores de empresas norteamericanas y que por el cambio de sus tarjetas de crédito les darán otras nuevas y una ganancia extra en dólares.

Tal proposición desde un inicio suena a estafa, pero personas que todavía creen en cantos de sirena caen fácilmente.

El teniente David Lazo, portavoz de la Policía esteliana, advirtió a los pobladores que cuando reciban ese tipo de llamada, de inmediato informen a la entidad del orden público.

En Estelí se moviliza un grupo de maleantes que hasta contrata a extranjeros para que les hagan el juego.

Clonación

Otra modalidad que usan los estafadores es aquella en la cual el sujeto cita a determinado lugar a su víctima, como un restaurante, cafetín u otro lugar. Ahí le ofrece un paquete turístico que se paga en abonos. Cuando el incauto acepta la oferta, le piden el número de su tarjeta para debitar directamente los pagos.

Cuando el afectado ha entregado el número de su tarjeta de crédito o de débito, ya sea nacional o de otro país, los estafadores inmediatamente se la clonan, hacen retiros de dinero en efectivo o compran en grandes cantidades.

Las autoridades policiales sospechan que esos estafadores tienen contactos en instituciones comerciales u otras, porque conocen el número Pin o clave personal de las tarjetas y hasta falsifican firmas.

Lazo confirmó que también han recibido una serie de denuncias de estelianos que han recibido llamadas a sus teléfonos móviles desde El Salvador y Guatemala, a través de las cuales los estafadores les dicen a sus víctimas que ganaron una rifa, pero deben depositar 500 ó 800 dólares en una agencia de envíos.

Una vez que los afectados hacen los depósitos, nadie les contesta los números telefónicos desde los cuales han recibido las llamadas.