•  |
  •  |
  • END

La sentencia bíblica que dice “quien a hiero mata, a hierro muere”, se cumplió para Allan Javier Soto Gutiérrez, conocido como “El Burro Allan”, porque la madrugada del sábado lo mandó a ejecutar el hermano de un hombre a quien él mató.

“El Burro Allan” recibió un impacto de bala en el corazón frente a varios de los amigos con quienes en ese momento tomaba licor en una calle de Las América Dos.

Raquel Guzmán, de 17 años, confirmó que a su cónyuge lo mataron en venganza por un crimen por el cual estuvo en la cárcel varios años.

El sujeto apodado “Pañaña” llegó hasta el sitio donde estaba la víctima tomando licor con un desconocido, y éste, tras preguntar por “El Patón”, disparó contra Soto, relataron los testigos.

Letal y directo

Los amigos de la víctima describieron al autor del disparo hecho a quemarropa, como un sujeto de cabello largo, moreno, delgado y de baja estatura.

“El criminal se cubría el rostro con una gorra”, refirió un testigo que presenció la ejecución.

Hasta el cierre de la presente edición, las autoridades de la VI Sección de Policía no reportaban detenciones por este crimen.

Raquel Guzmán refirió que su marido le contó que el homicidio por el cual fue condenado a ocho años de prisión, lo cometió actuando en legítima defensa.

Además, le dijo que la víctima en ese entonces no murió por el botellazo que le propinó, “sino porque fue mal atendido por los médicos”.