•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Horrorizada y angustiada, así se encuentra Mercedes González Rivas, porque hasta ahora nadie le dice la verdad sobre las causas por las cuales un grupo armado, que se identificó como del Ejército, ejecutó a golpes y balazos a sus hijos Rider y Euladio Bravo González, de 29 y 14 años, respectivamente, el miércoles 13 de octubre, en la comarca “El Black”, jurisdicción de Rosita, en el Caribe Norte del país.

La aún consternada progenitora asegura tener casi quince días esperando una explicación sobre el brutal crimen y demanda el esclarecimiento del caso, la captura de los involucrados y pide al sistema de justicia aplicar todo el peso de la ley contra los criminales.

“Se desgraciaron en nosotros, nos arruinaron la vida, pobre mi niño, parece que es una pesadilla, ¿quiénes fueron y por qué mataron a mis hijos de esa manera tan salvaje?”, es la pregunta que entre sollozos se hace la madre de las víctimas.

Asegura que en la Policía de Rosita, de manera escueta, le dijeron que el caso lo investigan, mientras en la comarca sus vecinos y personas conocidas no quieren hablar del suceso, por temor a que les pase lo mismo.

Refiere que tras el despiadado doble crimen, tuvo que abandonar la comarca con la familia, entre ellos, doce niños y niñas menores de diez años, dejando todo en el lugar para hoy vivir de la caridad, porque los armados le advirtieron que regresarían pronto.

La desconsolada madre relata que la familia pasó por escenas de terror, que sólo se viven en tiempos de una cruel guerra.

Recuerda que en la madrugada del 13 de octubre, unos 15 sujetos con los rostros cubiertos con pañoletas de colores distintos, portando armas de varios calibres, rodearon la casa de su familia.

Los facinerosos se identificaron como miembros del Ejército y ordenaron abrir la puerta, amenazando a la familia que si no lo hacían, ellos la romperían a balazos.

Al abrir la puerta entraron con lujo de violencia y sacaron fuera a toda la familia con la aparente intención de acabar con todos. Sólo una niña de doce años logró huir a la montaña.

Aunque desistieron de la acción, se llevaron a Euladio Bravo, el muchacho de 14 años. Minutos después pasaron por la casa vecina del hermano de éste, Rider Bravo, los obligaron caminar unas 50 varas y los ejecutaron a balazos. La mayoría impactó en la cabeza y tórax.

Una nota preliminar de la Policía Nacional de Las Minas señala que la banda armada buscaba matar a Rubén Bravo González, de 31 años, hermano de los occisos, pero al no encontrarlo asesinaron a sus hermanos menores.

El progenitor de las víctimas, Gregorio Bravo Espinoza, asegura que a su hijo Rubén le imputan varios delitos, como robos con intimidación y violación. Por esto, cree que alguien pudo haber pagado a la banda armada para vengarse.

Hasta el momento las autoridades no identifican a los responsables, sin embargo, sospechan de los cabecillas de bandas armadas que operan en la zona, conocidos como “Frank”, “Aristides” o “El Charro Negro”, de Rosita.