•  |
  •  |
  • END

Muerden a uniformados
Francisco Mendoza / MATAGALPA
Con un navajazo en el rostro y con un mordisco en el brazo izquierdo, respectivamente, resultaron los policías José Romero y Francisco Freddy Castro Zeledón, de 39 años, quienes fueron atacados por cinco sujetos que trataban de chapear una camioneta que se encontraba aparcada, según informó Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

El hecho ocurrió en el barrio “Carlos Agüero” del municipio de Waslala, cuando los policías en compañía de dos voluntarios observaron a Aristides Zeledón Zeas, de 26 años, Salomón Zeledón Montenegro, de 25; Rodrigo González, de 23; Óscar Danilo López, de 28; y Carlos Espinoza, de 28, intentando abril el vehículo propiedad del doctor Pastor Trinidad. Los agentes requirieron a los sospechosos, quienes respondieron agresivamente.

Identifican a “Pata de Bolsa”

Mercedes Sequeiram / CHONTALES
La Policía del departamento de Chontales esclareció el robo con intimidación que sufrió Ismael Galeano Vargas, de 38 años, habitante de la comarca “El Alto”, finca “El Naranjo”, municipio de Santo Tomás. Galeano Vargas fue intimidado por dos desconocidos, con la misma arma que trataba de vender, una pistola Makarov, cacha de madera, valorada en 4,500 córdobas.

Las fuerzas del orden determinaron que los sospechosos son Juan Ramón Espinales Gil, de 35 años, conocido como “Pata de Bolsa”, originario de Santo Tomás, quien ya fue capturado y alegó inocencia, y Manuel Salvador Mejía Bonilla, pero éste no ha sido capturado.

Roban cables de Claro
Leoncio Vanegas / OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
Sujetos desconocidos penetraron a las instalaciones de una torre de señal de Claro situada en el barrio “Monseñor Madrigal”, en esta ciudad, y se llevaron trozos de 4 líneas de polo a tierra. Según Mario José Medina, supervisor de la infraestructura, las pérdidas ocasionadas por los maleantes ascienden a 30 mil córdobas.

Perece ahogado en laguna
Mercedes Vanegas / MASAYA
Por estar tirando y sacando una pichinga a la Laguna de Apoyo, le dio un calambre en una de las piernas, lo que provocó que Leonel Antonio González Ortiz, de 27 años, originario del barrio Monimbó, Masaya, se ahogara. Cándida Rosa López dijo que su hijo salió con un grupo de amigos y su hermano, pero a la hora de la tragedia estos nada pudieron hacer para salvarlo, pero lo raro es que la víctima sabía nadar. La víctima deja a la orfandad a dos niñas, una de 6 años y la otra de 40 días de nacida. El hecho se dio frente a la posada “La Abuela”, en la Laguna de Apoyo.

Le quitan anillo y reloj
Leoncio Vanegas / OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
El señor Erick Zuriel Alemán denunció ante la Policía que se dirigía a una reunión deportiva y cuando pasaba frente a la escuela “Pedro Joaquín Chamorro”, en el populoso barrio Sandino, se topó con dos sujetos que “de saludo” lo amenazaron cuchillo en mano, y lo obligaron a entregarles el reloj de pulsera y un anillo de oro.

Bochinche por una dama
Leoncio Vanegas / JALAPA, NUEVA SEGOVIA
Jorge Alberto López se presentó a la Policía mostrando rayones de cuchillo en un brazo, oreja y costado izquierdo del cuerpo, lesiones que le fueron inferidas por su contrincante, José María Méndez Rodríguez, un galán que corteja a la misma muchacha con quien el denunciante cruza gestos amorosos. “Yo también le hice heridas en la espalda”, expresó el denunciante.

Desalojan a ex militares
Leoncio Vanegas / QUILALÍ, NUEVA SEGOVIA
La Policía neosegoviana y fuerzas antidisturbios ejecutaron un desalojo en la comarca Santa Rita, jurisdicción de este municipio. Según el comisionado Pablo Ardón, vocero policial, miembros que dicen llamarse ex desmovilizados del Ejército y ex contras, entre otros, entraron ilegalmente a la propiedad rural del señor Óscar Díaz Mora. Al parecer no hubo oposición al desalojo y los agentes ocuparon 17 machetes y un cuchillo. En el operativo 16 personas fueron detenidas, pero las liberaron.

Incomprensible
Sylvia Hernández / MASAYA
Aunque no aclaró cuántas personas hay con el mismo apodo de “Chico Negro” en la Ciudad de las Flores y en Nicaragua, ni por qué él se da por aludido, un adulto de la cuarta edad, de 89 años, se presentó a END para decir que él nada tiene que ver con la violación de las que fueron objeto tres niños masayenses. Aunque nadie mencionó su nombre, al anciano se dio por aludido, dio su nombre y vino según él a limpiar su reputación.