•  |
  •  |
  • END

Después de tres semanas de tensión, los familiares de Pablo y Léster Aguirre y los representantes de Axel Boza Madrigal, sobrino de la diputada liberal Yamileth Bonilla, llegaron a un acuerdo monetario.

Boza indemnizará a la familia doliente con 20 mil dólares de los cuales cinco mil entregó al momento de suscribir el acuerdo.

El segundo desembolso de 10 mil dólares se realizará en los próximos 21 días, cuando la aseguradora pague la póliza por accidentes.

Los cinco mil dólares restantes serán pagados por la aseguradora y por la familia de Boza.

“Si la aseguradora valora la camioneta donde viajaban las víctimas en menos de cinco mil dólares, la familia de mi representado completará la diferencia”, explicó el abogado defensor, Jacinto Miranda.

Se curó por arte de magia

Pablo y su hijo Léster Aguirre, murieron carbonizados la madrugada del pasado 9 de octubre, después de que fueron impactados por el vehículo que conducía Axel Boza Madrigal, quien a su vez colisionó contra un poste del tendido eléctrico que cayó sobre las víctimas.

Una de las más contentas con el acuerdo, fue la fiscal auxiliar María de los Ángeles Mendoza, quien confirmó que la firma del acta se logró la tarde del jueves.

Por esas ironías del destino, los familiares Aguirre, quienes en un inicio cuestionaron públicamente el actuar de la fiscal Mendoza, son quienes la buscaron para lograr el arreglo.

Inmediatamente después de suscrito el acuerdo, como por arte de magia, Axel Boza se curó de todas las dolencias que lo mantuvieron recluido en un hospital privado desde la madrugada del día del accidente.