•  |
  •  |
  • END

Carlos Morales Madriz, de 26 años, se sumó a la interminable lista de bañistas que anualmente perecen ahogados cuando se introducen ebrios al agua.

Morales encontró la muerte por sumersión ayer domingo en la piscina del Club de la Fuerza Aérea, a eso de la 11 y 30 minutos de la mañana, confirmaron las autoridades de la Dirección General de Bomberos, DGB.

Amigos de Morales señalaron que él estaba tomado cuando se introdujo al agua.

45 minutos de agonía
Una de las acompañantes de Morales relató que tenían poco tiempo de haber llegado al centro recreativo cuando él se tiró a la piscina sin que ellos --sus amigos-- se dieran cuenta.

Al ver que pasaba apuros en el agua, Morales fue sacado de la piscina por dos jóvenes, aunque ya respiraba con dificultad, narró otro bañista que presenció la tragedia.

Los paramédicos de la DGB intentaron salvarle la vida, pero ya los pulmones de Morales no respondían. Los especialistas en primeros auxilios le pusieron oxígeno y le aplicaron varios electrochoques, pero la sangre había llenado la cavidad toráxica, y de la boca del joven manaba abundante líquido sanguíneo. Los signos vitales, en un momento, quedaron en cero.