•  |
  •  |
  • END

José Luis Bonilla Moreno, de 28 años, llegó sin vida a sala de emergencia del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, tras recibir un impacto de escopeta en los pulmones al salir de un billar en el barrio “Cristo del Rosario”.

María José Bonilla declaró que su hermano fue víctima de las rencillas que tienen las pandillas identificadas como “Los Cholos”, “Chilamates” y “Miami Boys”.

“Mi hermano no era pandillero, pero desgraciadamente vivimos en un sector donde viven muchos. Él se fue a jugar billar y ahí llegó un sujeto a buscar problema con él; a pesar que “Chepe” huyó, le disparó y lo mató”, dijo entre sollozos María José Bonilla.

Aseguró que Roberto Camacho, alias “Corneto”; Henry Juárez, “Papucha” y “El Chino”, son las personas que estaban en el billar al momento del crimen, pero no sabe quién le disparó a su hermano.

A traición

La testigo señaló que su hermano les dijo a los sujetos que no quería problemas con nadie, porque él sólo había llegado a jugar; sin embargo, los hombres empezaron a molestarlo hasta que José Luis salió huyendo del billar, momento que le dispararon por la espalda.

“Mi hermano dijo que no quería problemas y como él no era pandillero pensó que nada le iban a hacer, pero la arremetieron contra él. Después del disparo, los asesinos huyeron en un taxi, lo peor es que son vecinos nuestros, viven a dos cuadras, pero así es la vida”, declaró María José Bonilla.

José Luis Bonilla Moreno trabajaba en una vidriería y deja en orfandad a un niño de cuatro años y a un bebé que está por nacer.

Josmar Álvarez, la esposa, espera que la Policía logre capturar a los implicados.

Irrespetaron velorio

Ayer pos la mañana los familiares de Bonilla denunciaron que miembros de las pandillas antes mencionadas andaban en la cuadra sembrando el terror.

Otra vecina, Paula Zamora comentó que ya no soportan el actuar de los pandilleros, pues a cualquier hora comienzan a enfrentarse, y a pesar que denuncian la situación en la subdelegación de Policía que está ubicada frente al estadio “Denis Martínez”, no tienen seguridad.

“Yo tengo varios nietos pequeños, imagínese que vengan a disparar, porque las balas salen para todos lados y tememos por todos”, dijo.