•  |
  •  |
  • END

Como si estuviese narrando una película de terror, Miguel Ángel Gutiérrez explicó cómo asesinó a Alejandro Meza, amante de su ex pareja, Rosa María León, con quien tuvo relaciones sexuales a la orilla del cadáver.

Gutiérrez hizo la escandalosa revelación ante el juez Sergio Palacios al declararse culpable de los delitos de asesinato y portación ilegal de armas.

Gutiérrez --quien pidió perdón a doña Julia Portocarrero, madre de la víctima--, dijo que está arrepentido por el asesinato y que lo cometió al sentirse golpeado, ultrajado y engañado por su ex.

La madre de Portocarrero aceptó el perdón del asesino, pero pidió justicia.

El crimen

El crimen ocurrió el 24 de agosto, después de que Gutiérrez ingresó a su casa en un barrio del Distrito Seis de Managua, y encontró a su ex acostada con Meza en el sofá, los dos trataron de levantarse, pero según la confesión del reo, él le ordenó al amante de León que se acostara boca abajo.

Luego le dijo a su ex que lo atara de manos, después él le colocó un cojín en la cabeza y le disparó, seguidamente intentó suicidarse, pero León se lo habría impedido y le pidió que sacara el cadáver de la casa, pero lo que hizo fue enterrarlo debajo de la cama, donde el asesino tuvo relaciones sexuales con la dama, quien ayer al oír todo esto guardó silencio.

El fiscal auxiliar Engel Valle dijo que la ex pareja de Gutiérrez le confirmó que sostuvo relaciones sexuales con Miguel Ángel, pero bajo intimidación.

La Fiscalía solicitó que Gutiérrez sea castigado con 25 años de prisión por el asesinato y a seis meses más por portación ilegal de armas, mientras la defensora pública, Gina Vellorini, pidió la pena mínima de 20 años por el crimen y se allanó al pedimento hecho por el acusador en cuanto al otro ilícito.

Como el reo sólo se hizo cargo de dos de los cuatro delitos que le imputaron, el juicio por lo que hace a secuestro y coacción se realizará el próximo 19 de noviembre.