•  |
  •  |
  • END

Un cuarto de siglo deberán permanecer en la cárcel los hermanos Jairo y Boanerges Dubón Benavides, por haberle quitado la vida al comerciante Efrén Manuel Silva Mejía.

Así lo determinó la Jueza Tercero Distrito Penal de Juicio de la capital, Rosario Peralta, quien estableció en el fallo que los reos cumplirán 20 años en la cárcel por el asesinato, y cinco años más por robo agravado, de manera sucesiva; es decir, una condena tras otra.

Cinco agravantes

Silva fue ultimado de tres impactos de bala en presencia de su familia, cuando llegaba a su casa en el barrio “El Edén”.

La jueza Peralta señala que encontró tres agravantes en el robo y dos más en el asesinato, porque hubo alevosía al ejecutar el crimen previo plan y ventaja numérica.

Los asesinos también se ensañaron con la víctima, como quedó demostrado con el testimonio del médico forense, Juan Carlos Medina Solórzano, quien explicó que los disparos contra la víctima fueron hechos a “cañón tocante”, es decir el cañón del arma pegaba a la piel de la víctima.

Al referirse al robo agravado, la judicial señaló como agravantes el haber sido ejecutado en horas de la noche en la casa de la víctima, y además usaron armas de fuego.

La única atenuante que encontró la encargada de impartir justicia a favor de los condenados, es que no tenían antecedentes hasta antes de cometer el crimen.