•  |
  •  |
  • END

Cinco adultos y un menor de dos años lesionado es el saldo que dejó la competencia entre dos “intermortales” que cubren la ruta Jinotepe-Carazo-Managua, ayer por la tarde, en el kilómetro 13 de Carretera Sur.

Los lesionados se encuentran en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, y fueron identificados como César Antonio Sánchez, de 33 años, y Sara Rodríguez, de 23, quienes son los padres de César Alí Sánchez Rodríguez, el menor de dos años que a la hora del accidente venía con su mamá de pasar consulta en neurología en el Hospital Manuel de Jesús Rivera, “La Mascota”.

Madre, padre e hijo quedaron “prensados” en el microbús placas M 2216, conducido por Víctor Manuel Cordero, de 43 años.

Los otros lesionados --que también viajaban en el mismo microbús, el cual quedó volcado y prensado contra un árbol-- son Natacha Almendárez, de 25 años, y Jenny Mejía Hernández, de 35, habitante de Loma Linda, quien se dirigía a una misión evangélica en La Trinidad, en Diriamba. La dama viajaba con sus dos hijos de seis y ocho años, pero ellos resultaron ilesos.

Todos politraumatizados

Jessica Esther Mejía, de 52 años, es otra de las lesionadas, y fue trasladada por los cruzrojistas al Hospital “Carlos Roberto Huembes”, de la Policía Nacional, porque labora en el área de finanzas de la Dirección General de Bomberos.

“Todos los pacientes presentan politraumatismo en diferentes partes del cuerpo, se les realizarán placas al igual que al menor, quien manifiesta que le duele la cabeza”, dijo el doctor Luis Ernesto Moraga, jefe de emergencia del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

Según los pasajeros lesionados, los conductores de ambos microbuses iban en competencia en doble carril.

Dos versiones

“El pavimento estaba mojado, el otro microbús nos impacta en el costado, lo hace girar y vamos a dar contra el árbol”, relató Natacha Almendárez.

Sin embargo, los dos conductores alegaron que uno le invadió el carril al otro, pero ninguno admitió que iban en competencia.

Cordero, conductor del microbús volcado, perteneciente a la cooperativa Granma, dijo que acababa de bajar a un pasajero e iba por el carril derecho, cuando el otro vehículo “se resbaló” en un charco de agua y los impactó.

“Vengo en el carril izquierdo y el otro en el de la derecha, en la pasada del charco, él perdió el control y lo impacté en el costado y cayó al guindo, yo iba detrás, pero luché con el timón y logré quedar atrapado con una basura que había en el lugar”, dijo por su parte Mauricio Antonio Contreras, de 39 años, conductor del microbús placa CZ 5017, perteneciente a la cooperativa Contraus.