•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Una joven de 18 años fue violada en reiteradas ocasiones la mañana del viernes por el ex presidiario Máximo Adán Calderón Guzmán, de 30 años.

La agresión sexual se produjo cuando la víctima hacía sus ejercicios matutinos en compañía de un amigo en el lugar conocido como “La Calle Chiquita”, en la periferia de San Jorge, Rivas.

Para consumar la violación, el imputado se valió de un cuchillo con el cual intimidó a la víctima y exigió al acompañante de ésta huir del lugar.

Acto seguido, Calderón obligó a la víctima a ingresar a un chagüital en una finca ubicada en las afueras del municipio de San Jorge, Rivas.

El ex presidiario mantuvo retenida a la muchacha durante dos horas, tiempo que aprovechó para mancillarla tres veces.

Consumada la agresión sexual, el reo obligó a su víctima a bañarse en el río que pasa cerca de la finca donde la abusó.

Máximo Calderón Guzmán fue capturado y vapuleado por los enardecidos pobladores antes de ser entregado a las autoridades.

El hombre de 30 años, originario de Rivas semanas atrás salió del penal de Granada donde estuvo varios años pagando por una de sus múltiples fechorías.

Calderón tiene antecedentes por robo con intimidación, robo con fuerza y dos violaciones, según rola en los archivos policiales.

Mancillan a escolar

En las postrimerías del año escolar, una adolescente de 14 años fue violada por dos sujetos en un camino de rural de San Jorge, Rivas.

La colegiala fue mancillada por los delincuentes cuando circulaba por el empalme que comunica a las comarcas El Cangrejal y El Conde.

Los pervertidos, que andan huyendo, también el robaron su bicicleta a la menor.