•  |
  •  |
  • END

Gritos desgarradores emitieron los familiares de Jairo Soza Pérez y Guillermo Rodríguez Mejía, luego que estos fuesen declarados culpables de violación en perjuicio de una menor de 14 años que no puede hablar.

Soza y Rodríguez cometieron el delito, cuando estaban de turno la noche del pasado 22 de agosto en el plantel de ornato de la Alcaldía de Managua, ubicado en el barrio Acahualinca.

La fiscal auxiliar Janeth Canelo pidió la pena máxima de 15 años de prisión para cada uno de los inculpados.

Canelo sustentó su petición en el hecho de que la víctima es una menor con capacidades diferentes (muda) y porque los indiciados se coludieron para violarla.

Las pruebas

La agresión sexual quedó comprobada con los testimonios del médico forense y de la víctima, quien declaró mediante el lenguajes de señales todo lo ocurrido, lo que luego una intérprete tradujo al lenguaje hablado para las partes en proceso.

Soza y Rodríguez aprovecharon que la menor pasó frente al referido plantel a esos de las 7: 30 minutos de la noche para llamarla y encerrarla en una bodega, donde la habrían mancillado.

Durante el juicio los defensores de Soza y Rodríguez alegaron la inocencia de sus representados, pero las pruebas que la Fiscalía presentó, acabaron con el principio de inocencia.