•  |
  •  |
  • END

Un proyectil que le ingresó por la espalda, fue lo que aparentemente le quitó la vida a Félix Emir Larios Martínez, la noche del pasado 20 de noviembre, en el barrio Domitila Lugo, de la Parmalat, cuatro cuadras al norte y una al este, cerca de la vivienda del occiso.

Enrique William Larios, quien se desempeña como juez local en los Juzgados de Nejapa, denunció ante las autoridades del Distrito Cuatro de Policía el crimen de su hijo.

“Varios sujetos que se movilizaban en un taxi sacaron arma de fuego e hicieron varias detonaciones sobre la humanidad de mi hijo”, manifestó el denunciante.

Según las investigaciones de las autoridades policiales, minutos antes de su deceso, Larios Martínez estuvo divirtiéndose en el bar “Sueños de Luna”, en Bello Horizonte, donde supuestamente hubo una discusión.

Homicidio imprudente

“Cuando el joven se retiró del bar, los sujetos con quien discutió lo estaban esperando cerca de su casa”, dijo una fuente policial.

Las autoridades policiales han identificado sólo por sus motes a dos de los cuatro sujetos que participaron en el homicidio de Larios Martínez: “El Diablito” y “El Mortorio”, quienes son buscados.

En la misma Estación Cuatro de Policía denunciaron el fallecimiento de Franklin Vickman Veith, de 54 años, quien se desempeñaba como vigilante de la Iglesia Evangélica Bethel III, en el barrio 19 de Julio.

Según los peritajes hechos por la Policía, Veith se quedó dormido en una silla mecedora y aparentemente el arma de reglamento se le cayó, se accionó, y la bala se le incrustó en la nuca, falleciendo inmediatamente.