Lésber Quintero
  •   TOLA  |
  •  |
  •  |
  • END

Tras las rejas de las celdas policiales de Rivas se encuentra un hombre de 40 años que dormía con diazepam a sus hijas de 17 y 12 años, para abusar sexualmente de ellas.

El Ministerio Público acusó en el Juzgado de Audiencia de Rivas al hombre por violación y abuso sexual en perjuicio de sus hijas.

De acuerdo con el libelo acusatorio, el hombre comenzó a suministrarles pastillas a las niñas el 12 de noviembre, a eso de las 9:00 de la noche, y les decía que se las tomaran, porque eran desparasitantes.

A la mayor le entregó tres diazepam y a la menor dos, y cuando las dos cayeron en profundo sueño, el mal padre se aprovechó de ellas.

Delito continuado

El delito se repitió los días 13 y 14 de noviembre, y la acusación detalla que la muchacha de 17 años se enteró de los abusos de su padre el 14 de noviembre, cuando se acostó en una hamaca y despertó en la cama de su prógenitor, quien dormía junto a ella en paños menores.

Cabe señalar que ambas adolescentes vivían solas con su “verdugo”, en el municipio de Tola, debido a que su madre las abandonó hace mucho tiempo.

El diazepam es una droga con propiedades ansiolíticas, miorrelajantes, anticonvulsivantes y sedantes, sus nombres comerciales son diacepin, valium y metildiazepinona entre otros.

Riesgos por el consumo de la droga

Según datos publicados en el sitio “Bipolar México”, el consumo de benzodiazepinas por un tiempo prolongado puede hacer que el organismo desarrolle tolerancia a estas drogas. Luego de tomarlas 2 semanas consecutivamente, las benzos se vuelven ineficaces como píldoras para dormir y luego de tomarlas aproximadamente durante 4 meses, se vuelven también ineficaces para calmar la ansiedad.