•  |
  •  |
  • END

Orden de captura giró la jueza suplente Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Damaris Vanegas, contra tres estadounidenses que huyeron del país luego de dejar abandonado en el Aeropuerto Internacional de Managua, un avión donde, según la Policía, se ha traslado droga.

Los estadounidenses que ahora son buscados por la justicia nicaragüense son Ronald Earl Mays, Curtis Larry Summarlin y Grez Anthony Wets, quienes desaparecieron del hotel donde se alojaron luego que dejaron la aeronave tipo BE-200, matrícula francesa F- GKCV, en la cual llegaron al país procedente de Fort Lauderdale, Estados Unidos.

Por los mismos hechos, la judicial impuso la prisión preventiva a un hondureño y a cuatro colombianos, quienes ahora enfrentan cargos por transporte internacional de estupefacientes y crimen organizado.

Los extranjeros sentenciados con el arresto preventivo por los próximos diez días son el hondureño Xavier Galea Escobar y los colombianos Rafael Martínez Herrera, Jairo Moreno Rivera y Jorge Iván Guevara.

La fiscal auxiliar Grethel Fernández dijo que los ocho extranjeros están vinculados con una organización delictiva dirigida por el colombiano, Pedro Rentaría, quien supuestamente se dedica al tráfico de estupefacientes entre Colombia y Guatemala.

Al hondureño y los cuatro colombianos entre los que destaca Jorge Iván Guevara, ex jefe de la Fuerza Aérea en Barranquilla, Colombia, la Policía les encontró vestimenta miliar lo que hace suponer a las autoridades que luego de reparar la aeronave que tenía una fuga de combustible la sacarían de la terminal aérea simulando ser miembros del Ejército de Nicaragua.

La Policía hizo una prueba de Vapor Tracer II en el avión en busca de residuos de droga dando resultados positivos en presencia de partículas de cocaína de 90 por ciento y del 50 por ciento de anfetaminas en pruebas practicadas en la puerta principal, asientos de pasajero, el piso y el área de maletero.

En las pruebas practicadas en el área de la cabina de mando dio resultado positivo a partículas de cocaína en 80 por ciento.

Durante la audiencia preliminar, los cuatro colombianos y el hondureño pidieron que les sea permitido hacer una llamada telefónica a sus familiares para que les busquen un abogado que los defienda durante el juicio.