•  |
  •  |
  • END

Repartiendo tarjetas de créditos y haciendo cobros a domicilio andaba al mediodía de ayer Soraya Elizabeth García Castillo, de 32 años, empleada de la empresa de créditos Rapi-Préstamos, en el sector de Tierra Prometida, del laboratorio Unifarm 50 metros al este.

Ella se movilizaba a bordo de una motocicleta Isuzu, color gris, sin placa y conducida por Duglas Bordes, de 35 años, quien también labora en la misma empresa.

Ella necesitaba arquearse para revisar las tarjetas que tenía que entregar, cuando Bordes se detiene a la par de un taxi que estaba estacionado del cual salieron tres sujetos armados con pistola.

“Uno de los sujetos se va directo a mi pecho, donde llevaba 21 mil córdobas que había recogido de los cobros que hice, mientras el otro me apunta a la cabeza con el arma y sólo a mí, al conductor de la moto no”, dijo en su denuncia García Castillo en el Distrito Tres de Policía.