•  |
  •  |
  • END

Cansada del trabajo, el bullicio urbano y la incomodidad de viajar en hora “pico”, la mujer abordó un viejo bus de la Ruta 118, pero al pasar por el colegio “Benjamín Zeledón” en el barrio El Recreo, cinco sujetos portando bayonetas abordaron la unidad. Su “misión” era despojar de sus pertenencias a los pasajeros y así lo hicieron.

La dama pensó que todo había terminado porque los delincuentes estaban a punto de abandonar el bus; de repente el conductor le dijo a uno de ellos: “Ideay majé la dejás a ella, lleva anillos y chapas”.

El ladrón regresó y le quitó sus prendas, aunque en la primera “peinada” le habían robado 500 córdobas en efectivo.

Después, supuestamente el chofer les dijo a los ladrones: “Ahí paso por mi parte a la vuelta, cuidadito se me van arriba”.

Indignada por el robo y el descaro, Carmen del Socorro Reyes Ortiz, de 38 años, fue la primera pasajera que interpuso formal denuncia en el Distrito III de Policía en contra de Pedro Pablo Centeno Donaire, de 46 años, conductor de la Ruta 118, placas M-0498, quien fue apresado y llevado a los juzgados, donde guardó silencio cuando se le preguntó si en los hechos por los cuales será enjuiciado el dos de febrero de 2011 ocurrieron como los describió la Fiscalía.

De los cinco antisociales que participaron en el atraco sólo dos han sido identificados: Roberto Castillo Zeledón, de 28 años, y Eddy Rojas Mejía, de 24, quienes tienen orden de captura.

En guardia

Juan Francisco Maradiaga, Presidente de la Cooperativa Parrales Vallejos, dijo que para evitar que los conductores del transporte urbano colectivo se vean envueltos en estos penosos casos, están realizando reuniones continuas con la Urecotraco y la Urecotrain, que son las dos principales federaciones de transporte de Managua, para unificar criterios sobre los parámetros en la contratación de personal.

“En 2009 montamos un operativo con los diferentes distritos policiales por donde pasan nuestras 120 unidades para disminuir los índices delictivos y dio buenos resultados.

Ahora lo haremos a partir del primero de diciembre, porque no permitiremos que los usuarios salgan perjudicados ni tampoco nuestros conductores”, señalo.

Explicó que los conductores de buses andan desarmados, por lo que no pueden enfrentarse a los delincuentes como quisieran los usuarios.

Asimismo, comentó que las rutas pasan diez veces por el mismo lugar en un día, de tal forma que si se enfrentan con un ladrón expondrían su vida.

No obstante, señaló que ha habido casos en que los choferes han atrapado a los ladrones dentro del bus y para evitar que tomen represalias contra éstos, lo que hacen es cambiar al conductor de la ruta durante seis meses, para que al delincuente se olvide su rostro y no se exponga, dijo Maradiaga.

Reconoció el cooperativista que lo ideal sería que en cada autobús viajara un guarda de seguridad, pero no hay presupuesto para eso.

Sin embargo, comentó que en los próximos días la Policía Nacional ejecutará el Plan Parada, en el cual los agentes policiales viajarán vestidos de civil en los autobuses para atrapar a ladrones.

Transporte selectivo busca seguridad
Pero no sólo los pasajeros son víctimas, también los conductores, principalmente los taxistas.

La última víctima fue Ángel Domingo Rivera Huete, de 30 años, quien murió a consecuencia de un disparo realizado por falsos pasajeros, el cinco de noviembre en Masaya.

Rivera Huete era miembro de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxi, Fenicotaxi, y con él ya son ocho los taxistas asesinados a nivel departamental.

“Para poder combatir a la delincuencia, los transportistas, Irtramma, la Policía y el Infocop, (Instituto Fomento y Cooperativas) que es la instancia que se encarga de legalizar a las cooperativas, manifestaron que se tiene que trabajar coordinadamente para unificar criterios relacionados con la aceptación de nuevos socios y mejorar la comunicación”, reconoció José Vidal Almendares, Presidente de Fenicotaxi.

En Managua únicamente tres de 15 cooperativas de taxi cuentan con radio comunicadores: la “Carlos Fonseca”, “Dos de Agosto” y la “25 de Febrero”.

Para evitar que los delincuentes se filtren en el sector del transporte selectivo, Fenicotaxi le pide a la persona que aspira a ser cadete de taxi, que presente dos cartas de recomendación de socios miembros de la misma cooperativa, récord de policía y cédula de identidad.

No obstante, Almendares mencionó que la mayoría de robos que hasta ahora se registran han ocurrido a bordo de taxis individuales.

Para evitar más robos en estas fiestas navideñas, los taxistas solicitaron que se reactiven las reuniones con los jefes policiales de los distritos y el Consejo Nacional de Seguridad y Educación Vial, instancia a la cual se le destinaba el 1% de las ventas de seguros de responsabilidad civil.

Este porcentaje representaba alrededor de unos tres millones de córdobas al año para educación vial y seguridad.

De enero a septiembre del corriente año, Managua es la ciudad donde más taxistas fueron asaltados, 132, le sigue León con 12, y Carazo y Chinandega con nueve asaltos cada uno.

Recomendaciones para no ser blanco de la delincuencia

El comisionado Francisco Vanegas, Segundo Jefe del Distrito III de Policía, dio algunas recomendaciones para evitar ser asaltado:
- Visualizar el carné que identifica al taxista que conduce el carro que abordamos. Si el conductor no tiene buen aspecto, mejor no se arriesgue.

- Verificar si el conductor tiene señas visibles, anotar el número de placas y ver si el taxi tiene el slogan de la cooperativa o si es individual.

- No buscar carreras baratas porque los delincuentes se aprovechan de los que andan buscando “rebajas”.

- Si al abordar el taxi, 30 ó 100 metros después de arrancar la unidad, un sujeto le hace parada, mejor bájese.

- Si ya está dentro del taxi y ve algo sospechoso, llame por teléfono a alguien y en voz alta proporciónele toda la información sobre el vehículo en el que va, dígale que lo espere en tal parte. Seguramente el delincuente desistirá de su intención criminal al escuchar eso.

- Si usted es taxista no monte a grupos de hombres por la noche en zonas despobladas o peligrosas; tampoco viaje con mucho dinero, si ya tiene suficiente mejor vaya a su casa a dejarlo, porque a veces por una carrera buena de último momento, puede perder la vida.

- Si usted como pasajero tiene algún amigo taxista o tiene el número de una cooperativa de radio-taxi, mejor llámelos a ellos. Aunque la carrera sea más costosa, la seguridad es más importante que el dinero.

- Si viaja en bus no se siente junto a personas sospechosas, no cruce palabras con ellas y por ninguna razón revele información personal.

Usuarios solicitan más vigilancia

“En ruta o en taxi me siento insegura, la Policía casi no patrulla en las paradas y en esta época cuando circula más dinero, a uno lo persiguen los delincuentes porque saben hasta cuánto andamos de rialitos”, dijo la doméstica Martha López.

“Hace pocos días me asaltaron, me robaron una cadena y hoy por la mañana a mi hermana le robaron sus aretes, ya no sabemos ni en qué andar porque la delincuencia ya no se aguanta”, comentó Ana García, Ejecutiva de Ventas.

“Yo ando más segura en mi bicicleta, sólo cuando voy largo abordó un taxi, pero con miedo porque los ladrones saben las fechas de pago y hasta cuando dan los aguinaldos”, apuntó Martha Altamirano, vigilante.

“Hace una semana, bajando de la Ruta 106 me robaron la cadena y el celular, llamé a la Policía del Distrito VI porque los ladrones habían dejado tirado el cuchillo, unas gorras y las chinelas, pero la famosa patrulla 300, que supuestamente andaba por la zona nunca se apareció”, dijo Álvaro Bonilla.

“La Policía casi no vigila las paradas de buses, por ejemplo aquí en el “Huembes” sólo a un lado se mantienen los agentes, no caminan y por eso los ladrones aprovechan y le roban a la gente”, se quejó Erick González, publicista de calle.