•  |
  •  |
  • END

La muerte fue instantánea. Se desnucó. No era para menos. El golpe fue fuerte. Santos Osmir Aguilar Izquierdo, de 37 años, cayó desde la canastera del bus en el cual trabajaba, después de que el mecate que utilizaba para atar un canasto se rompió.

El hecho se dio a eso de las dos y treinta minutos de la tarde de ayer, cuando el bus expreso que cubre la ruta León-El Sauce se disponía a salir de la parada ubicada en el Mercado Israel Lewites.

La identidad del conductor del bus y el número de las placas del automotor no fueron revelados a los agentes de Tránsito del Distrito III de Policía por el supervisor de turno del Irtramma, quien tenía todos los datos en sus manos.

El conductor del automotor será entrevistado hasta hoy por los agentes policiales, porque después que Aguilar Izquierdo se mató, él siguió su viaje a León.

Diferentes versiones

María Gamboa, comerciante del Mercado Israel Lewites, asegura que el bus se encontraba estacionado en la parada, cuando Aguilar Izquierdo ataba la carga en la canastera, pero otros dicen que el automotor ya había arrancado, porque se disponía a salir del centro de compras.

Ante la existencia de versiones encontradas, más la negativa del supervisor de turno del Irtramma para brindar información al respecto, el caso será investigado por la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía.

Aguilar Izquierdo fue llevado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca” por Teodora González, pero ingresó sin vida, informó el doctor Luis Moraga.

Será entonces el personal del Instituto de Medicina Legal el que determinará la causa directa del deceso.

Magdalena María Aguilar, hermana del fallecido, se presentó a reclamar el cuerpo, para poder velarlo en Managua, de Laboratorios Ramos, nueve cuadras al norte, para evitar problemas entre dos mujeres.

“Para evitar pleito, mejor lo voy a velar en mi casa, porque tanto la esposa que vive en Chinandega, como la otra compañera que tenía en León, pueden reclamarlo o discutir por eso”, dijo la familiar.