Francisco Mendoza S.
  •   MATAGALPA  |
  •  |
  •  |
  • END

El poblado de Río Blanco está siendo asediado por los delincuentes, quienes en menos de dos días han cometido toda una serie de robos con intimidación. Este lunes un ciudadano murió en el hospital de Boaco después de ser baleado por dos antisociales que lo interceptaron cuando se dirigía a una sucursal bancaria a depositar una fuerte suma de dinero, según informaron las autoridades policiales.

Las investigaciones realizadas por la Policía revelan que Reynaldo Bucardo González, quien laboraba como jefe de pista en la gasolinera Texaco, iba en un taxi placa MY 6073, hacia Bancentro, para depositar 406 mil 539 córdobas en efectivo, 280 dólares y un cheque por 305 mil 537 córdobas, a nombre de Chevron, cuando fue interceptado por los delincuentes.

El taxi fue abordado por dos sujetos desconocidos, quienes a los pocos minutos sacaron pistola e intimidaron a Bucardo para que les entregara el dinero que portaba.

Usaron dos vehículos para huir

El conductor del taxi al ver la maniobra de los delincuentes se lanzó del vehículo, en tanto la víctima trataba de defenderse, por lo que uno de los antisociales le disparó tres proyectiles a Bucardo, a quien despojaron del dinero y tiraron en la calle en las cercanías de la Escuela Rubén Darío, para luego huir a bordo del vehículo.

Bucardo fue trasladado aún con vida a la sala de emergencia del hospital de Boaco, donde los médicos trataron de salvarle la vida, pero fue en vano porque falleció a los pocos minutos de haber ingresado al centro asistencial.

Los delincuentes dejaron abandonado el taxi en Las Güirileras, comunidad ubicada en la comarca La Ponzoña, a unos cuatro kilómetros del poblado de Río Blanco.

Supuestamente, los ladrones buscaron la salida hacia el municipio de Matiguás, donde los estaba esperando una camioneta para huir.

El capitán Francisco Rodríguez, jefe de la Policía de Río Blanco, señaló que un equipo de investigadores está trabajando para tratar de determinar la identidad y el paradero de los delincuentes, por lo que coordinaron acciones con las autoridades de los municipios vecinos y cabeceras departamentales.