Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

“Una noche de copas, una noche loca” dice una canción que les cae como anillo al dedo a Marlon Reinaldo Calvo Jiménez y tres de sus amigos, quienes fueron acusados por supuestamente irse de parranda con una tarjeta de crédito ajena y gastar 46 mil 156 córdobas.

Durante cuatro horas, Calvo y sus amigos, aparentemente, usaron la tarjeta de crédito del médico forense Juan Carlos Medina Solórzano.

Aunque los hechos ocurrieron la noche del 27 de diciembre del año 2009, la Fiscalía los acusó hasta ayer.

Según la Fiscalía, Calvo se encontró caída la tarjeta en el estacionamiento de una gasolinera leonesa.

La acusación también incluye a Emir Jiménez Lezama, Ed Rafael Cordón Bustillo y Alex Alberto Herrera Torres, quienes supuestamente junto a Calvo derrocharon el dinero ajeno.

Cerveza y mujeres

La tarjeta primeramente fue usada en la gasolinera donde se la encontraron. Ahí compraron cervezas, cigarillos y gaseosas.

Dos horas más tarde, en otra gasolinera ubicada en la Carretera nueva Managua- León, los cuatro amigos “recargaron” cerveza y combustible.

Lo extraño es que en las tiendas de esas gasolineras, a Calvo no le pidieron su cédula de identidad para corroborar que la tarjeta de crédito le pertenecía.

Al ver que no hubo trabas para el uso de la tarjeta, Calvo aparentemente se fue con sus amigos a un nigh club ubicado en la carretera Managua-Masaya, donde bailaron, comieron y hasta tuvieron un harém de “chicas”.

Festín VIP

Cuando Calvo supuestamente dijo que pagaría con su tarjeta, pero no andaba cédula de identidad, el anfitrión del night club consultó con el administrador, quien dio el visto bueno para que el singular cliente pagara con el dinero plástico sin cumplir con el exigido requisito.

Fue así que comenzó el festín que Calvo y sus amigos aparentemente protagonizaron, porque pidieron ser atendidos en el salón VIP.

Luego se consumieron cinco botellas de finos licores, por las cuales pagaron más de 20 mil córdobas y les regalaron a las chicas más de ocho mil córdobas en propinas.

Pese a que Calvo sólo estuvo preso un par de días en la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía, la Fiscalía pidió para él medidas alternas a la prisión, mientras que el paradero de los otros acusados se desconoce.

Las autoridades recomendaron a la población cuidar sus tarjetas para evitar eventos como el narrado anteriormente.