•   CHICHIGALPA, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

El cadáver de una niña de un año y medio fue trasladado la tarde del domingo último al Instituto de Medicina Legal, IML, donde le practicarán autopsia para profundizar las causas del deceso súbito, ocurrido a la 12:30 de la noche de ayer.

El forense Róger Pereira Umaña determinó que la menor murió de manera súbita, pero a solicitud de la abuela materna, el cadáver fue enviado por la Policía de Chichigalpa hacia el IML en Managua, que en las próximas horas dará a conocer el resultado del examen.

El capitán Iván Rodríguez, segundo jefe de la Policía de Chichigalpa informó que el cuerpo presenta rasguños y morados, por lo que no descartan mano criminal.

“Con el informe del Instituto de Medicina Legal, profundizaremos las investigaciones de este caso. Entrevistamos a la madre y al padrastro de la pequeña, como parte de las pesquisas”, dijo el oficial.

Añadió que, desde hace un mes, la delegación del Ministerio de Familia en Chichigalpa, entregó la menor a la madre de ésta, porque encontró indicios de maltrato en la casa de la bisabuela, que inicialmente tuvo la tutela.

La joven de 21 años, de iniciales D. R., relató entre sollozos que la noche del suceso su hija se puso ronca, y murió de un infarto cardiaco, según ella.

“Mi pequeña se desesperó, no respiraba y estaba débil. La llevé inmediatamente al centro de salud, pero no tenía signos de vida. Por mi parte que no lleven el cadáver a Managua, pero mi abuela está molestando”, afirmó la progenitora, añadiendo que su hija tenía buen estado de salud.

Relató que la mañana del sábado la menor jugueteó, y en la noche de pronto murió, por lo que dijo haber quedado extrañada.

Mientras tanto, el padrastro de la pequeña, el cual no reveló su nombre, dijo que no le daba maltrato porque, según él, la quería como hija.