•  |
  •  |
  • END

El Pinky seguirá “laborando” aunque sólo tiene una pierna
Su discapacidad no fue impedimento para realizar su “labor” delictiva, despojando a las personas de sus partencias. Así señaló la Fiscalía a Eduardo Cruz Tórrez Martínez, de 26 años, alias “El Pinky”, acusado en el Juzgado Décimo Penal de Audiencia por robo agravado en contra de Manuel Soza Manzanares, de 39, operario de la zona franca “Las Mercedes”.

Según la acusación, el hecho ocurrió el 27 de noviembre a las seis de la mañana, cuando Cruz Tórrez, quien llevaba su pierna derecha amarrada al pedal de su bicicleta, y su compinche que iba como pasajero, persiguieron a la víctima con machete en mano, hasta que lo interceptaron y despojaron de su celular, valorado en 600 córdobas, más una cadena de plata valorada en 900 córdobas.

La fiscal Lya Vanesa Flores solicitó la prisión preventiva, alegando que el acusado, que era tan diligente y ágil para delinquir, podía darse a la fuga, además, que era reincidente en actos delictivos, ya que en otros juzgados tenía cuentas pendientes.

Sin embargo, el juez Carlos Solís decidió otorgar la libertad al acusado y rechazó el libelo acusatorio, simplemente por considerar que no reunía datos específicos de lugar, fecha y hora del hecho.

Otro libre por ineptitud del Ministerio Público
Henry Espinoza Tórrez, de 27 años, lloró al escuchar a la juez Karla García, del Juzgado Octavo Penal de Audiencia, otorgarle su libertad y rechazar el libelo acusatorio de la Fiscalía, por considerar que no reunía los requisitos de ley.

El acusado, en su momento de intervención, le dijo a la juez que él era inocente del robo con intimidación que se le imputaba, y que necesitaba estar en su casa porque tenía a una recién nacida en su hogar.

Había sido acusado de despojar con arma de fuego a Roberto González López, de 37 años, de una moto Génesis 125, sin placa, cuando se encontraba en una pulpería colocando el afiche de la empresa para la cual trabaja.

Según la acusación, Espinoza Tórrez actuó en complicidad con otro sujeto, y despojaron a la víctima no sólo de la moto, sino de sus otras pertenencias valoradas en diez mil córdobas.

Arresto domiciliar
Por alegar legítima defensa, el judicial le cambió la prisión preventiva por medidas alternas a Marvin Antonio Zamora López, de 23 años, acusado de homicidio en perjuicio Julio Emilio González, de 27.

En audiencia preliminar en el Juzgado Distrito Penal de Tipitapa, la juez suplente María de los Ángeles García Roque, aceptó la petición del abogado defensor en otorgarle el arresto domiciliar a Zamora López, más dos custodias personales, retención migratoria y la hipoteca de una propiedad.

Según la acusación del Ministerio Público, los hechos se dieron el pasado 26 de abril a eso de las nueve de la noche, en el barrio “Noel Morales”, de Tipitapa, cuando el ahora occiso se encontraba ingiriendo licor con dos acompañantes.

La víctima cargaba en su cinturón un machete, con el cual agredió a Zamora López cuando éste pasaba por el lugar. “Al ver mi defendido que lo agredían, no tuvo más remedio que defenderse con el arma que él tenía”, dijo Henry Sandoval, abogado defensor.

Aunque la fiscal Gioconda Gutiérrez había solicitado la prisión preventiva, no se opuso al arresto domiciliar.