•  |
  •  |
  • END

Era la primera vez que Ashley Mabel Rivas Baquedano, de tres meses, salía de su casa, porque su progenitora, Jackeline Baquedano Rivera, de 24 años, tenía que pasar consulta en el Hospital “Nilda Patricia Velazco”, de Ciudad Sandino, pero la visita médica se convirtió en una pesadilla.

A eso de las ocho de la mañana de ayer, la mamá de la niña empezó a gritar de-sesperada, porque una mujer desconocida, alta, morena, que vestía jeans y una sudadera café, se llevó a su bebé.

La bebé tiene un lunar grande ovalado en el glúteo izquierdo, “es la única de mis niñas que me sacó el mismo lunar”, repetía llorando Gustavo Enrique Rivas Morales, de 25 años, padre de la pequeña.

Demasiadas preguntas

Jackeline Baquedano recordó que la desconocida “le metió plática” mientras ella se encontraba en la sala de espera de Consulta Externa del hospital, adonde le controlan su plan de planificación familiar, pero donde, además, le realizarían un papanicolau.

“Ella me comenzó a decir que la niña estaba muy bonita, porque es gordita, blanca y ojos claros; me preguntó cuánto pesaba, cuándo nació, cuántos meses tenía, luego me llamó la enfermera para la consulta y ella (la desconocida) se ofreció para tener a la bebé porque yo andaba con la otra niña de cuatro años”, dijo entre lágrimas Jackeline Baquedano.

Según la afectada, cuando salió del cuarto de enfermería para buscar a su hija, ya no encontró a la mujer ni a las otras dos que la acompañaban, empezó a buscarla y a preguntar, pero nadie dio razón de su paradero, por lo que decidió alertar al personal médico y a la Policía.

De las pesquisas que hizo la Policía en el hospital, se desprende que minutos antes que ocurriera el robo de la tiernita, las mismas mujeres quisieron llevarse a un recién nacido.

“Yo me encontré con esas mujeres y me estuvieron diciendo que mi niño era bonito, y hasta me lo prestaron para chinearlo, pero yo no se los presté, si no hubiera sido mi hijo el desaparecido”, comentó Rosa López, una de las pacientes que se encontraba en el hospital.

Más seguridad

En el centro hospitalario donde ocurrió el robo de la bebé, a diario se dan charlas por medio de las cuales se advierte a los padres de familia que no entreguen a sus hijos a desconocidos, además, cada clínica está equipada con una cuna, para que los pacientes que llegan con niños pequeños, los coloquen ahí mientras son atendidos.

“Tenemos gestores de calidad en todo el hospital, ellos fueron los primeros en detectar la desaparición de la niña, pero tomaremos medidas más estrictas en cuanto a la salida y la entrada de pacientes, aunque los familiares se molesten, pero es para bienestar de la misma población”, anunció Yamileth López, responsable de Enfermería.

La Policía de Ciudad Sandino pide el apoyo a la población en general, para que cualquier información que tengan sobre el paradero de la bebé se la den a conocer a ellos.

La madre y el padre de la bebé robada se ganan la vida vendiendo leche agria y pastelitos en las calles de Ciudad Sandino.

Ya hay antecedentes

El 20 de septiembre de 2000, en el Hospital “Bertha Calderón”, se robaron a un niño de seis horas de nacido. Una mujer que se hizo pasar como buena samaritana se ganó la confianza de Lorena Soto Betanco y la despojó del bebé que hasta hoy sigue sin aparecer.

Por este caso, Karla Vanessa Plazaola fue extraditada de Costa Rica, capturada y condenada a 30 años de prisión por el delito de secuestro.

Otra sustracción ilegal de un bebé ocurrió el diez de enero de 2008, cuando un niño de tres meses fue robado en el Hospital “Fernando Vélez Paiz”, pero por fortuna fue encontrado 30 horas después.

Por el delito fueron condenados: a tres años de prisión, Anielka del Carmen López Chavarría, y a un año y medio cada uno, Rochall Rafael Vásquez, marido de la primera, y Norma Hodgson Ayerdis, la suegra de éste.