Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

William Ariel Campos Rocha, de 21 años, salió a comprar al supermercado que está cerca de su casa en compañía de sus dos sobrinas, de 13 y de 16 años, quienes fueron testigo de la estocada que le asestaron en la tetilla izquierda, la cual lo mató.

Campos pretendía estudiar medicina en 2011 porque había obtenido un promedio de 98 al bachillerarse.

Este año, Campos no puedo ingresar a la universidad porque tuvo problemas económicos y no tenía cédula de identidad, pero ya tenía todo listo, sin embargo, sus sueños fueron truncados la noche del seis de diciembre por “El Valpirín” y “El Tico”.

Según los familiares de la víctima, “El Valpirín”, “El Tico” y un tercer sujeto aún no identificado, empujaron a Campos cuando regresaban de comprar drogas en un expendio del barrio “Olof Palme”, ubicado en el Distrito Cinco de la capital.

Era cristiano

“Lo pasaron empujando, entonces mi tío (William Ariel) les reclamó, y ahí inició la discusión, cuando los hombres empezaron a golpearlo y a lanzarle piedras, él nos dijo que nos corriéramos para la casa, y después la familia fue a auxiliarlo para llevarlo al hospital, pero en el camino falleció”, dijo la adolescentes de 16 años, que junto a su hermana vinieron de Juigalpa a Managua para pasar la Navidad.

“No confiamos en la justicia terrenal, sólo en la divina, estamos claros de que aquí las muertes quedan impunes, ya no se aguantan a esos drogos, por puro gusto le quitaron a la vida a un joven que no tenía problemas con nadie, ni tenía vicios, porque gracias a Dios era cristiano, igual que su familia”, dijo Kenia Díaz, prima del fallecido, que será sepultado en Juigalpa.

Aunque por el momento no existe nadie detenido, las autoridades del Distrito Cinco de la Policía están tras la pista de “El Valpirín” y de “El Tico”.